Política

Gobierno pide régimen de excepción y critica interpelación de ministro

Redacción DEM

miércoles 29, julio 2020 • 2:13 pm

Compartir

El Gobierno de Nayib Bukele calificó hoy de inaudito que desde el 24 de junio que envió su propuesta de régimen de excepción en todo el país por 15 días, con el fin de contener el covid-19, no ha sido tomada en cuenta por la Asamblea Legislativa.

“Es inaudito que desde 24 de junio que el Órgano Ejecutivo presentó la propuesta en el recinto legislativo no se ha tomado en cuenta el recurso político y jurídico que nos permita auxiliar a nuestra población”, expresó en un comunicado de la Secretaría de Prensa.

La Comisión Política evaluó este martes emitir un decreto para evitar que la población tome la primera semana de agosto como normales vacaciones y se contagien de covid-19. Sin embargo, no llegó a un acuerdo.

En el comunicado, el Gobierno critica la interpelación contra el ministro de Defensa, Francis Merino Monroy por la irrupción al Salón Azul del presidente Nayib Bukele junto a la Fuerza Armada, ocurrida el 9 de febrero de 2020.

“Esta comisión se ha dado el lujo de discutir y avalar actos irrelevantes en medio de una pandemia mundial como la interpelación que el bloque de partidos Arena, FMLN y PDC, como parte de una agenda de campaña electoral pretende llevar a cabo contra el ministro de Defensa”, señala el comunicado oficial.


Bukele rechazó la interpelación, indicando que “interpelarán al ministro de Defensa que más trabaja por el pueblo”. “La posibilidad de que vaya a destituir al ministro @merino_monroy, por una recomendación de la @AsambleaSV es 0.0000%”, escribió el gobernante.

El mandatario aseguró que la interpelación es un show y una pérdida de tiempo.

El 9 de febrero, miembros de la Fuerza Armada y de la Policía Nacional Civil irrumpieron el recinto legislativo y pidieron las llaves del Salón Azul para ingresar. El presidente salvadoreño ingresó, se sentó en el lugar del presidente legislativo y sonó el gong en señal de inicio de una sesión plenaria.

El mandatario convocó a una sesión plenaria asegurando que esta no se encontraba reunida, con el fin de que aprobaran un crédito de $109 millones para la fase III del plan de seguridad.