Las inversiones con enfoque en la niñez permiten crear las condiciones necesarias para que todos los salvadoreños alcancen su máximo potencial y accedan a mejores oportunidades en el futuro. Cortesía

Empresarial

FUSAL: 35 años de compromiso con impacto Desde 1986, FUSAL ha impulsado programas sociales que brindan soluciones efectivas y sostenibles en salud, seguridad alimentaria, educación y desarrollo local.

Katya Cristales

miércoles 6, octubre 2021 • 6:00 am

Compartir

FUSAL es una institución privada sin fines de lucro fundada por Luis Poma y un grupo de empresarios, quienes compartían la visión de generar progreso en las comunidades más vulnerables. La organización cumple 35 años de canalizar la inversión social de empresarios salvadoreños y ejecutar programas sociales que impactan todo el territorio nacional

“En nuestra historia reciente, la pandemia por Covid-19 ha puesto a prueba nuestra resiliencia e innovación. Conscientes de nuestra misión y del legado heredado de nuestros fundadores, nos concentramos en ejecutar una estrategia efectiva para paliar las consecuencias de esta crisis sanitaria”, afirmó, Ricardo Poma, presidente de FUSAL.

La experiencia y las relaciones con donantes que FUSAL ha cultivado en estos 35 años le han permitido responder ágilmente en los momentos más críticos que ha enfrentado el país, como el huracán Mitch, en 1998, los dos terremotos de 2001 y la emergencia sanitaria por Covid-19, que inició en 2020.

En respuesta a la pandemia, FUSAL impulsó el Fondo de la Solidaridad para enfrentar el impacto del Covid-19, especialmente en las comunidades y grupos poblacionales en mayor situación de riesgo. Bajo esta estrategia logró consolidar la confianza de más de 30 donantes, entre organizaciones y personas, y recaudó $2.2 millones para la adquisición de más de 30 mil pruebas diagnósticas y 70 mil kits de protección para personal de primera línea, que fueron distribuidos en la red nacional de salud.

“Durante todos estos años, la generosidad de nuestros donantes y aliados ha sido fundamental para mejorar las condiciones de vida de miles de familias. Agradecemos a todos ellos -particularmente a nuestra fundación hermana, la Salvadoran American Humanitarian Foundation (SAHF)- por su confianza en nuestra organización. Deseamos seguir trabajando juntos para construir un país más humano, solidario y con bienestar”, enfatizó Poma.

Desarrollo integral en la primera infancia: una apuesta segura para construir el desarrollo social del país


Las inversiones con enfoque en la niñez permiten crear las condiciones necesarias para que todos los salvadoreños alcancen su máximo potencial y accedan a mejores oportunidades en el futuro. En el 2004, FUSAL fue pionero al crear un programa para contribuir al adecuado desarrollo de la primera infancia con acciones que priorizan la salud y estimulación temprana. A la fecha, el Programa de Primera Infancia de FUSAL es implementado en 24 municipios del país en los cuales se ha creado sostenibilidad, principalmente, gracias a la red de casi 300 voluntarios comunitarios formados por la institución. Todos ellos comparten con otras familias consejería y prácticas para mejorar el desarrollo de la niñez.

FUSAL es un actor clave para traer al país medicamentos donados, así como insumos médicos y otros bienes de impacto para atender emergencias humanitarias. Cortesía

“Ser voluntaria comunitaria del Programa de Primera Infancia de FUSAL me ha ayudado mucho tanto en mi vida familiar, por el aprendizaje que me han brindado en prácticas de higiene, crianza y nutrición, así como por poder compartir esas enseñanzas con otras familias en mi comunidad. Me siento motivada cuando sé que otras madres y niños ven en mí un referente en mi comunidad, y cuando me encuentran siempre me consultan sobre alimentación y los círculos de atención. Me gusta compartir experiencias con madres y sus hijos, porque los niños son nuestro futuro y quienes nos motivan a seguir trabajando”, dijo Mirna Flores, voluntaria comunitaria del Programa de Primera Infancia en el municipio de Tamanique.

Contribuir a la mejora de la educación también ha sido una prioridad para FUSAL. Desde 2006, trabaja en el cierre de la brecha digital con el apoyo de Fundación Telefónica y actualmente también ejecuta un proyecto de habilidades digitales para jóvenes con el apoyo de UNICEF. Más de 43 mil estudiantes y más de 10 mil docentes han sido beneficiados por las acciones de educación e inclusión digital de FUSAL.

Recientemente, para generar oportunidades de desarrollo en tres municipios de Usulután, FUSAL firmó una alianza con la empresa de energía solar Neoen El Salvador para ejecutar el Programa Horizonte, el cual en los próximos 20 años espera invertir $10 millones en educación, salud y desarrollo local en tres municipios de Usulután.

FUSAL apoya integralmente en acciones de salud

FUSAL es un actor clave para traer al país medicamentos donados, así como insumos médicos y otros bienes de impacto para atender emergencias humanitarias. Entre los beneficiarios directos de sus donaciones se encuentran salvadoreños con padecimientos como cáncer, diabetes, hemofilia o con alguna discapacidad física.

Durante 35 años, la organización ha canalizado, a través de su Programa de Ayuda Humanitaria, más de $800 millones en donaciones a cientos de instituciones beneficiarias, tanto públicas como del sector social, un trabajo que ejecuta en alianza con la Salvadoran American Humanitarian Foundation (SAHF), su organización hermana en Miami.

La experiencia y las relaciones con donantes que FUSAL ha cultivado en estos 35 años le han permitido responder ágilmente en los momentos más críticos que ha enfrentado el país. Cortesía

“Nuestro país sigue enfrentando importantes retos que frenan el progreso y se han agudizado por la pandemia de Covid-19. El compromiso de FUSAL es perseverar en la creación e implementación de soluciones efectivas en las áreas de salud, educación y  desarrollo local, para que los salvadoreños en situación de vulnerabilidad cuenten con herramientas, conocimientos y recursos que les permitan superarse”, finalizó Poma.