Miguel Simán, presidente de Fusades, entregó anoche el reconocimiento de Miembro Honrario a María Eugenia Brizuela de Ávila. / Óscar Machón

Economía

Fusades reconoce a María Eugenia Brizuela como Miembro Honorario 2019 Fusades entrega esta distinción a los salvadoreños que promueven el desarrollo económico y social.

Gabriela Villarroel

miércoles 21, agosto 2019 • 12:03 am

Compartir

La empresaria y filántropa María Eugenia Brizuela de Ávila fue distinguida anoche como Miembro Honorario 2019 de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), un reconocimiento a su amplia trayectoria e iniciativas para promover el progreso en El Salvador.

María Eugenia es pionera en destacar el trabajo del sector femenino en El Salvador. En 1997, se convirtió en la primera mujer en fundar una agencia de seguros en El Salvador; de 1999 a 2004, además, fue la primera mujer en ser designada como Canciller de la República, para ser luego elegida como la primera mujer presidenta de un banco privado en 2004.

En esta ocasión, Brizuela es una de las dos únicas mujeres que han recibido el título de Miembro Honorario de Fusades, otorgado por la institución desde 1987.

Con esta distinción, el tanque de pensamiento premia “a todas aquellas personas que han dedicado parte de su vida para promover el desarrollo económico y social de los salvadoreños, dentro de un sistema democrático de libertades económicas e individuales”, aseguró Miguel Simán, presidente de Fusades.

Simán manifestó que “deseamos reconocer el heroísmo que se destaca en una mujer que es miembro fundador de Fusades” y  “ha venido realizando una extraordinaria labor para representar a nuestro país”.

Brizuela, por su parte, dedicó sus primeras palabras a agradecer a la Comisión de Gobernanza y Junta Directiva de Fusades por “haber encontrado en mí las cualidades de un Miembro Honorario” y aseguró recibir “este reconocimiento con profunda gratitud y la humildad, que me confirma que estoy y estuve en el camino correcto. (...) Camino que hoy más que nunca nos lleva a una acción por nuestro país”.


María Eugenia Brizuela de Ávila en su discurso de agradecimiento a Fusades. / ÓscaR Machón

Su historia

Mayu, como le gusta que le digan, cursó sus primeros estudios en la Escuela Americana.  A sus 17 años viajó a Europa por decisión de su padre para asistir a la Universidad Sorbona, de París, y a la Universidad de Ginebra, Suiza. Un año y medio después, regresó a El Salvador para estudiar licenciatura en Jurisprudencia en la Universidad de El Salvador (UES).

Con el cierre del Alma Mater durante la guerra civil, Brizuela culminó su carrera en la Universidad Doctor José Matías Delgado. Este fue solo uno de sus primeros desafíos, debido a que el conflicto armado la llevó a tomar control de los negocios de su familia luego que sus padres y hermanos salieron del país.

Actualmente, se desempeña en varios consejos como Davivienda El Salvador y Honduras, la Bolsa de Valores de El Salvador (BVES), la INCAE Business School, y Junior Achievement. Además, se relaciona con inversiones Visión en Consultoría de Coaching y Mentoring.