Los daños que por ahora dejan las llamas en el sur California son millonarios, según evaluadoras de daños. AFP

El Mundo

Fuegos avanzan hacia el centro de Los Ángeles y acaban con mansiones Las autoridades de California lidian con tres focos de fuegos forestales que amenazan a Los Ángeles.

AFP

jueves 7, diciembre 2017 • 12:00 am

Compartir

Mansiones de millones de dólares en llamas: dos incendios forestales estallaron ayer en Los Ángeles, amenazando barrios acomodados y forzando la evacuación de miles de personas.
Patricia Moore es una de ellas. Desde la noche comenzó a empacar sus cosas para salir de su casa en el área del acomodado barrio de Bel-Air, donde al menos cuatro residencias ya fueron alcanzadas por el fuego.

“Ayer [martes] estaba bien más al norte, pero esta mañana nos despertamos y estaba al este de nosotros, escuchamos las sirenas de los bomberos antes de las seis de la mañana y nos dijimos ‘tal vez debemos colocar las cosas en el auto’”, dijo a la AFP en la cochera de su lujosa casa.

Los nuevos incendios bautizados Getty y Skirball por los dos centros culturales de la ciudad- se reportaron en horas de la madrugada y se suman a otros varios registrados desde la noche del lunes, que han obligado a la evacuación de más de 200,000 personas en el sur de California.

La exclusiva zona atravesada por Mulholland Drive en el norte, y Sunset Boulevard en el sur, fue evacuada. La espesa nube de humo generada cubrió Bel-Air, donde está ubicada una propiedad de Beyonce, y la viña del multimillonario y magnate de los medios Rupert Murdoch, que según el canal NBC habría sido alcanzada por las llamas.

Habitantes de Los Ángeles buscan entre los escombros lo poco que no devoraron los incendios. AFP

Numerosa evacuación
“Las personas que están más amenazadas están en la ciudad de Los Ángeles. Hemos evacuado a cerca de 150,000 personas en el norte de la ciudad”, dijo a la AFP el alcalde de la ciudad, Eric Garcetti, que decretó estado local de emergencia.


El principal combustible de estos incendios fueron los poderosos vientos de Santa Ana, sumado a un verano y primavera muy secos después del primer invierno húmedo en años.