Buenos Días

Frankestein el tierno y otros cuentos electorales… Al votante lo terminan engañando con unos cuantos trucos de distracción

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

lunes 28, diciembre 2020 • 12:00 am

Compartir

Hace años que circula una caricatura genial: Un Frankenstein grotesco, vestido de negro, se sienta en un jardín lleno de flores junto a una tierna niña. Frankenstein sostiene una flor y la niña comenta: “creía que eras un monstruo, pero eres tierno y sensible”. Frankenstein responde en un arranque de repentina honestidad: “Es que estoy en campaña electoral”.

Así son las campañas electorales. Hasta los monstruos son capaces de mostrar su cara más bonita y tener una campaña en la que lucen como tiernos y sensibles. La mercadotecnia política, los engaños masivos en las redes sociales y el hartazgo de la gente en la política tradicional hace que la gente se ciegue y no vea más allá del spot publicitario y termina eligiéndolos. Así ha sido a lo largo de décadas y por eso cuesta ver una renovación positiva de la Asamblea Legislativa o un cambio generacional alentador en los partidos.

La gente se fija en las flores que llevan los Frankenstein en las manos, no en el rostro grotesco y podrido del personaje. De eso se encargan los enfoques de cámara y como los magos de antaño, te terminan engañando con unos cuantos trucos de distracción.

Demás está decir que ni siquiera saben a lo que van. Muchos candidatos a diputados -incluyendo algunos  que van a la reelección- ni siquiera saben las funciones establecidas constitucionalmente para esos puestos y terminan haciendo anuncios con paisajes, gritos o banderas o flores, como el tierno Frankenstein.