Editorial

martes 12, junio 2018 • 12:00 am

Fortalecimiento institucional para un mejor país

Compartir

El Fiscal General, Douglas Meléndez, ha descrito el esquema de corrupción en la administración de Mauricio Funes como una “red casi perfecta”, lo que explica lo difícil que resultó la investigación.

La ciudadanía está enterándose estupefacta de una serie de revelaciones preocupantes.  También debe ser motivo de preocupación la denuncia del Fiscal General de amenazas y seguimientos al equipo de fiscales que han hecho las investigaciones, así como los ataques en redes sociales y sitios digitales de reconocida tendencia en su contra.

El fiscal denunció conspiraciones, cuestionamientos y difamaciones en su contra, al extremo de sacar a su hijo públicamente. Esto es un reflejo de la cobardía y perversidad de algunos de estos grupos que además, buscan desviar la atención con falsas acusaciones hacia las autoridades y hacia los críticos históricos de estas situaciones. No es la primera vez que sucede ni será la última vez. Es la forma de amedrentar y evitar las críticas.

El fiscal tiene razón cuando dice que es complicado ocupar su puesto, que es difícil ser objetivo, ecuánime y no permitir de la Fiscalía sea terreno de nadie ni instrumento político de determinado sector.

El país necesita seguir fortaleciendo su institucionalidad para seguir corrigiendo episodios como éste y poder tener un mejor El Salvador.