De los siete hospitales, solo por tres se judicializó el caso. / DEM

Nacionales

Fondos malversados eran del préstamo que el BIRF otorgó al Ministerio de Salud

Juan Carlos Vásquez

miércoles 7, agosto 2019 • 12:02 am

Compartir

Luego de los terremotos de enero y febrero del 2001, siete de 23 hospitales fueron seleccionados por el Ministerio de Salud para incorporarse al Proyecto de Reconstrucción de Hospitales por Emergencias de los Terremotos y Extensión de Servicios de Salud (PRHESSA).

Dicho proyecto se financió con la suscripción del convenio de préstamo por $142,600,000 que el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) otorgó el 11 de enero del año 2002, pero fue aprobado por la Asamblea Legislativa hasta el 3 de junio de 2004 a petición del entonces ministro de Salud, José Guillermo Maza Brizuela.

Se detalla que la primera obra que se contrató con ese crédito fue la construcción y equipamiento del Hospital de Cojutepeque, departamento de Cuscatlán, en marzo del año 2006.

En el congreso, Maza Brizuela justificó que los fondos de dicho préstamo serían invertidos para la reconstrucción de los hospitales San Rafael, Cojutepeque, Santa Gertrudis, Santa Teresa, San Pedro, San Juan de Dios y Maternidad.

Con ese crédito, el extitular de Salud suscribió un contrato con C.P.K Consultores S.A para el Hospital Santa Teresa, de Zacatecoluca, La Paz por un monto de $10,494,010.71, pero al final con el reajuste y sobrecostos autorizados supuestamente por Maza Brizuela, se incrementó a $12, 291,248.08.

Este caso fue el primero que la Fiscalía General de la República  judicializó y  posteriormente se llevaron los procesos penales de los hospital Santa Gertrudis y San Pedro, que están aún en la fase de instrucción.