La Asociación Salvadoreña de Administradoras de Fondos de Pensiones (Asafondos) descartó que la Cuenta de Garantía Solidaria (CGS), creada a partir de la reforma previsional, se convierta en una carga futura de financiamiento para el Estado salvadoreño, tal como lo prevé la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA).

Economía

Fondo solidario tiene capacidad de pagar pensiones: Asafondos

Redacción Economía

viernes 23, febrero 2018 • 12:01 am

Compartir

La Asociación Salvadoreña de Administradoras de Fondos de Pensiones (Asafondos) descartó que la Cuenta de Garantía Solidaria (CGS), creada a partir de la reforma previsional, se convierta en una carga futura de financiamiento para el Estado salvadoreño, tal como lo prevé la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA).

En un comunicado, Asafondos destacó que, según el informe actuarial realizado para la reforma de pensiones, la CGS ofrece un “mecanismo de financiamiento suficiente” para hacer frente a los pagos de pensiones presentes y futuras, además de reducir las obligaciones previsionales inmediatas del Gobierno salvadoreño.

Esta reacción surge luego de que el Departamento de Economía de la UCA manifestara que la CGS será una carga futura de financiamiento para el Gobierno y, además, que la reforma al sistema  previsional no garantiza una pensión digna.

Sin embargo, la Asafondos aseguró que el modelo financiero garantiza el pago de una pensión estable y vitalicia, respaldada por el fondo. “Si una persona cotiza por salario mínimo y en determinado momento el saldo en su cuenta se agota, la CGS asume el financiamiento de las pensiones de este afiliado hasta su fallecimiento. En esto consiste el carácter solidario de este mecanismo”, indicó.

¿De dónde viene el dinero para la CGS?


La reforma a la Ley del Sistema de Ahorro para Pensiones (SAP), en vigencia desde el 6 de octubre de 2017, establece la creación de la CGS como un mecanismo para garantizar una pensión de longevidad después de 20 años de recibir su pensión.

Se trata de un fondo solidario que se financia con aportes del cotizantes y un grupo de jubilados y del Gobierno.

Estos aportes estatales se realizarán de manera gradual, inicia con un 1.7 % de los ingresos corrientes netos entre 2018 y 2019, pero en 2020 se incrementará a 2.5 %.

“Es un aporte que depende de la situación de las finanzas públicas, es decir, que muy probablemente haya mayores dificultades en el futuro para hacer frente a estos compromisos de las personas que estamos cotizando”, manifestó el lunes pasado Saira Barrera, investigadora y consultora de la UCA, durante la presentación del estudio “Análisis Socioeconómico de El Salvador (ASES) año 2017”.

La Asafondos destacó que el informe actuarial consideró las obligaciones futuras a través de la cuenta de los registros individuales y con los salarios reales que cotizan los trabajadores. Además, los resultados de este estudio fueron analizados por organismos multilaterales.