Nacionales

Fiscalía pide pena máxima para "Chepe Diablo" Iniciaron los alegatos finales en el juicio contra cinco miembros de las familias Salazar Umaña y Umaña Samayoa acusados de lavar más de $132 millones entre 2003 y 2017.

Jaime López

miércoles 3, febrero 2021 • 10:01 am

Compartir

La Fiscalía General de la República pidió la pena máxima para los cinco imputados de las familias Salazar Umaña y Umaña Samayoa, del caso conocido como "Chepe Diablo", por el delito de lavado de dinero y activos, es decir, 20 años de cárcel. 

El delito de lavado de dinero y activos es penado con 15 años de prisión; sin embargo, por el agravante de continuado la condena podría extenderse a 20 años de cárcel, explicó Fiscalía. El juicio entró a la recta final, luego de dos meses de haber iniciad.

Uno de los Fiscales del caso, expuso ante el Tribunal, que la pericia financiera contable ha demostrado que el imputado José Adán Salazar Umaña tuvo un incremento patrimonial no justificado por más de $8 millones, entre 2003 y 2017, con el que supuestamente, adquirió inmuebles, vehículos, acciones, entre otros

Fiscalía afirmó que el señor Salazar Umaña adeuda al Ministerio de Hacienda más $1.6 millones por evasión fiscal, mientras que su grupo familiar $5.6 millones.

Un fiscal afirmó que las investigaciones han establecido que José Adán Salazar Umaña, conocido como "Chepe Diablo", fundó junto al exalcalde de Metapán, Juan Umaña Samayoa, la Sociedad Agroindustrias GUMARSAL S.A de C.V., en 1997 y que en 1999 Salazar Umaña vendió sus acciones a Wilfredo Guerra y a Umaña Samayoa, aunque según Fiscalía, éste siempre estuvo vinculado a la empresa Gumarsal.


Con toda la prueba incorporada en el juicio, Fiscalía pretende demostrar que en el caso de los Salazar Umaña y Umaña Samayoa no se está frente al delito de evasión de impuestos, sino de un delito mayor: lavado e dinero y activos en sus diferentes tipologías: adquisición de inmuebles, y su posterior venta, venta de vehículos a mayor precio, etc.

Con la pericia financiera contable, la fiscalía dijo que quedó evidenciado que entre los años 2004 y 2007, adquirieron 16 vehículos, de los cuales se desconoce el origen de los fondos, por un monto de $139,168.82.

Uno de los casos expuestos contra los imputados, se encuentran la adquisición de un vehículo “Porsche”, que fue comprado en 2005, por la cantidad de 25 mil dólares, sin embargo; tres años después, éste se vendió en 40 mil dólares.

Este miércoles continuará la Fiscalía con sus alegatos enfocados al resto de los procesados.