El "Padre Toño" dice que ya perdonó a Luis Martínez pero eso no lo exime de justicia./DEM

Nacionales

Finaliza audiencia contra exfiscal por caso “Padre Toño”

Juan Carlos Vásquez

jueves 18, octubre 2018 • 12:00 am

Compartir

El Juzgado Octavo de Ins­trucción de San Salvador finalizó ayer la audiencia preliminar en contra del exfiscal general Luis Martínez, acusado de divulgación de material reservado previsto en el artículo 34 de la Ley para Intervención de las Telecomunicaciones.

En este proceso penal la víctima es el sacerdote Antonio Rodríguez López Tercero, mejor conocido como “Padre Toño”, quien al finalizar la diligencia dijo que está confiado en que el proceso va tener una resolución a su favor.

La resolución de la audiencia preliminar será emitida el próximo lunes y el juez deberá determinar la pertinencia y utilidad de la prueba presentada por las partes. La Fiscalía ha presentado los audios que supuestamente el exfiscal divulgó y 14 testigos.

Este proceso penal se llevó a los tribunales lue­go que en la Fiscalía se verificara una diligencia de escuchas en donde se captó una conversación entre el “Padre Toño” y otras personas, se filtraron los audios.

El delito atribuido a Martínez, se habría cometido en agosto del año 2014, días después de la detención del sacerdote español junto a una estructura de pandillas que fue procesada por una serie de hechos.

Supuestamente, esos audios fueron divulgados para que el sacerdote terminara de admitir un delito que la Fiscalía le atribuyó en ese año y habrían llegado a las máximas autoridades de la iglesia católica en el país y luego aparecieron divulgadas en un periódico digital.


Entre los testigos ofrecidos está el exjefe del Centro de Escuchas, quien ha manifestado que Martínez, le ordenó que le copiara en un disco las conversaciones privadas captadas mediante las escuchas telefónicas al “Padre Toño”, con el fin de desenmascararlo.

Entre otros testigos propuestos figura un consultor provincial pasionista, fiscales del crimen organizado que investigaron al sacerdote y personas que escucharon esos audios.