Los jóvenes consideran que la edad, falta de experiencia y sus pocas calificaciones les impiden encontrar un empleo. / DEM

Economía

Fenómeno nini afecta más a las mujeres que a los hombres

Maryelos Cea

martes 27, noviembre 2018 • 12:01 am

Compartir

Los ninis, como se denomina a los jóvenes que no estudian ni trabajan, es un fenómeno que en El Salvador afecta más a las mujeres que a los hombres, revela un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades).

El informe “Millennials en América Latina y el Caribe, ¿trabajar o estudiar?” abarca nueve países de la región y se basa en información obtenida con entrevistas a más de 15,000 jóvenes de entre 15 y 24 años. En El Salvador, el Centro de Investigación y Estadísticas (CIE) de Fusades se encargó de recolectar las impresiones de 1,442 jóvenes del Área Metropolitana de San Salvador (AMSS).

El 53 % de jóvenes entre 15 y 24 años que residen en el AMSS se dedican solo a estudiar o reciben capacitaciones, mientras el 16 % solo trabaja. El 8 % combina ambas actividades y el 24 % podría considerarse nini, pero esta condición es mayor en mujeres que en hombres: el 30 % de las mujeres no estudian ni trabaja, frente al 19 % de los hombres.

No obstante, los ninis no están sin hacer nada, “no son vagos”, afirmó Margarita Beneke de Sanfeliú, directora del CIE, durante la presentación del estudio. El 95.6 % se dedica a labores o negocios domésticos y el 53.5 % al cuidado de familiares, lo que se relaciona a la mayor proporción de mujeres ninis.

Además, el 44.1 % busca trabajo y otro 0.9 % tiene alguna discapacidad.   Solo el 0.8 % no desarrolla ninguna de estas actividades y no tiene discapacidad, proporción que equivale a decir que solo el 5.29 % de los jóvenes salvadoreños podrían considerarse verdaderos ninis.

 


Los obstáculos

La falta de recursos económicos es la razón principal que exponen los jóvenes -tanto hombres como mujeres- para explicar el abandono de sus estudios. Pero en el caso de las mujeres, las tareas de cuido también son un obstáculo importante, sin importar su edad: el 41 % de las jóvenes de 15 a 17 años dijo que no estudia por esta razón, así como el 32% de las que tienen entre 18 y 20, y el 44 % de las que están entre los 21 y los 24.

Pero también influye la situación familiar. “Los que viven con sus padres, que no tuvieron hijos antes de los 20 años y que dedican menos horas al trabajo doméstico o de cuidado, muestran una mayor tendencia a seguir estudiando en todos los grupos de edad y para ambos sexos, si bien es mucho más relevante para las mujeres”, indica el estudio.

El 56.9 % de las mujeres que solo trabaja tiene hijos y el 37.3 % tuvo el primero antes de los 20 años. Entre el grupo considerado nini, el 46.3% tiene hijos y el 32.1 % dio luz al primero antes de los 20.

Continuar los estudios es clave para tener mejores oportunidades de inserción laboral, indica el estudio y por ello las políticas públicas deben apuntarle a ello. La edad, así como las calificaciones que solicitan los empleadores son dos de las grandes limitantes para encontrar un trabajo, según expresaron los jóvenes entrevistados.