Nacionales

Exoneran a la abogada Bertha Deleón por delito de desobediencia a particulares La Fiscalía no quiso dar declaraciones sobre la resolución que favoreció a la abogada De León.

Jaime López

miércoles 24, noviembre 2021 • 7:03 pm

Compartir

El Juzgado Noveno de Paz de San Salvador sobreseyó definitivamente a la abogada Bertha María De León, acusada por la Fiscalía General de la República, del delito de desobediencia a particulares en perjuicio de una menor.

La audiencia inicial se realizó, este miércoles 24 de noviembre, en su ausencia de la imputada solo con la presencia de sus abogados.

La fiscal del caso no quiso brindar declaraciones sobre las razones que el juez tuvo para resolver a favor de la abogada De León.

Desde un inicio que se presentó la acusación, la Fiscalía dijo que el caso tenía reserva total y que no se brindarían mayores detalles del proceso.

En la acusación, la Fiscalía había solicitado al Juzgado Noveno de Paz que continuara el proceso en contra de la abogada De León, pero en libertad.


La abogada Bertha María De León es víctima en el proceso judicial a cargo del Juzgado Especializado para una Vida Libre de Violencia, contra el exdiputado y expresidente del Tribunal Supremo Electoral, Walter Araujo, por el delito expresiones de violencia y discriminación contra la mujer.

De León denunció ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)que habría empezado a ser víctima de seguimientos por parte de terceros en automóviles y motocicletas sin placas, vigilancia de drones, y hostigamientos, especialmente de "ataques" en redes sociales de personas a fines del gobierno, lo que las organizaciones solicitantes señalaron que equivaldría a "ciberacoso", con relevante tenor sexista, e incluso participación de altas autoridades estatales del poder ejecutivo.

La CIDH solicitó al Estado de El Salvador que adoptara “las medidas necesarias para proteger los derechos a la vida e integridad personal de la señora Bertha María Deleón Gutiérrez, a la luz de una perspectiva de género, de forma que ella pueda seguir desempeñando sus labores como defensora de derechos humanos sin que sea objeto de amenazas, intimidación, hostigamientos o actos de violencia en el ejercicio de esta”.