Foto Archivo AFP

El Mundo

Exigen a EE.UU. explicar paradero de 1,500 niños migrantes desaparecidos Al rededor de 1.500 niños fueron puestos en custodia con familia en EE.UU. y se encuentran desaparecidos.

Redacción Internacional DEM

martes 29, mayo 2018 • 12:00 am

Compartir

La búsqueda de alrededor de 1.500 menores de edad que fueron detenidos en la frontera entre Estados unidos y México, y luego entregados supuestamente a familias cuidadoras, continúa sin respuesta tras un fin de semana en el que se desató una campaña que exige al gobierno estadounidense ubicar su paradero.

Los menores fueron puestos en custodia de las autoridades y colocados con familias tras cruzar solos la frontera. La mayoría de ellos provenían de Guatemala, El Salvador y Honduras.

Estos niños escapaban del abuso y la pobreza, de acuerdo a un funcionario del Departamento de Salud y Servicios Humanos que fue interpelado por un comité del Senado el pasado mes de abril.

Steven Wagner, de la división sobre Niños y Familias de esa agencia, dijo a los legisladores que los funcionarios descubrieron que a los 1,475 menores se les perdió el rastro cuando la Oficina de Reasentamiento de Refugiados hizo llamadas por teléfono desde octubre de 2017 hasta el final de ese año para chequear cuál era la condición de los niños.

Otros 6,075 resultaron estar con sus familias cuidadoras, de acuerdo al reporte de Wagner. Esto significa que más del 19% de los menores que se creía estaban con sus custodios simplemente desaparecieron, informó la cadena Univision.

El movimiento #WhereAreTheChildren para pedir explicaciones al gobierno de Donald Trump por la desaparición de menores inmigrantes no deja de crecer.


Numerosos políticos demócratas (como el congresista por Texas Joaquín Castro, que ha llamado a una manifestación, o la senadora por California Kamala Harris, que ha cuestionado al Departamento de Seguridad Nacional -DHS- sobre este tema) han mostrado su preocupación sobre el destino de estos niños que quedaron inicialmente bajo la custodia de las autoridades estadounidenses.

Pese a que los niños desaparecidos están considerados como “no acompañados”, es decir, no llegaron a la frontera con familiares, los críticos recalcan que este es el resultado de las duras políticas migratorias de Trump.

El fiscal general de EE.UU., Jeff Sessions, avisó precisamente desde la frontera que el gobierno iba a separar a los niños de sus padres cuando llegaran a EE.UU., una decisión que le está trayendo problemas al Gobierno.