Deportes

Exárbitro recuerda el odio de Cristiano por expulsarlo en su primer juego con Portugal Cristiano no le perdonaba haberle expulsado en un partido de la Eurocopa Sub-17 de 2002.

Redacción Deportes

miércoles 24, febrero 2021 • 7:47 am

Compartir

El ex árbitro Jonas Eriksson y Cristiano Ronaldo tuvieron una relación muy particular durante la época en la que ambos coincidieron en los campos de fútbol. El colegiado sueco guarda recuerdos encontrados con el portugués, que van desde la educación exquisita con él al rencor por culpa de una expulsión.

“Yo no sabía que era su primer partido. Sospeché que lo era porque recuerdo a muchos otros jugadores de su generación. Recuerdo ese partido, sobre todo, porque era la primera vez que yo pitaba fuera de Suecia”, recuerda Eriksson sobre el primer partido internacional de Cristiano, cuando éste todavía jugaba con la selección portuguesa Sub-15. “Ya era un excelente jugador, y eso que vi jugar a muchos jóvenes talentosos, con excelentes habilidades, aunque la mayoría no llegan a triunfar. Cristiano lo hizo de una manera tremenda, es único, y mostró su calidad a lo largo de su carrera”.

El sueco fue el encargado de pitar también el partido del primer hat-trick de Cristiano Ronaldo en Champions League. “Es un privilegio haber seguido su carrera desde su primer partido internacional y, al parecer, su primer gol, pero es gracioso porque también le arbitré en 2012, en la Champions League, y después del partido, tenía el balón en mi mano, y se dirigió a mí: ‘Por favor, señor Eriksson, ¿puedo quedarme la pelota?’”. El árbitro recuerda con cariño aquella educación del portugués. “Yo pensé, ‘habrá marcado tantos hat-tricks’, pero no, fue el primero en la Champions, así que dije, ‘claro, aquí tienes el balón’”.

Sin embargo, las cosas no siempre fueron tan correctas entre ambos. Por ejemplo, Eriksson recuerda perfectamente la primera vez que expulsó a Cristieno, en la Eurocopa Sub-17 de 2002. “Lo recuerdo perfectamente, porque tengo muy buena memoria. Le saqué dos tarjetas amarillas, una en cada parte, y recuerdo que estaba muy frustrado. Luego disparó el balón cuando pité y le saqué la segunda amarilla. Estaba muy molesto, porque perdieron el partido ante Francia”, describió.

Aquella expulsión marcó a un Cristiano que se empeñó en alargar la tensión con el colegiado durante el campeonato. “En otro partido, yo era el cuarto árbitro y recuerdo que me miraba y todavía estaba muy enfadado, lo que entiendo. Si hubiera sido jugador y hubiera jugado un Europeo U17, también estaría decepcionado con el árbitro, pero reaccionó bien. Le saqué más tarjetas, pero en general, creo que tuve una buena relación con él”.