El Mundo

Evo Morales aministía a dos expresidentes para afianzar causa marítima

AFP

jueves 27, septiembre 2018 • 1:25 pm

Compartir

El presidente boliviano, Evo Morales, concedió este jueves la amnistía a los expresidentes de ese país Carlos Mesa y Jorge Quiroga, involucrados en juicios ordinarios, para que ambos continúen en tareas de defensa del reclamo marítimo ante Chile, a cuatro días de un fallo en La Haya.

"He tomado la decisión de que ningún expresidente, salvo acusaciones de delitos de lesa humanidad o genocidio, tengan procesos judiciales pendientes que entorpezcan las nuevas actividades internas y externas de defensa de nuestro derecho marítimo", afirmó el gobernante en una declaración de prensa.

La amnistía requiere de la aprobación del Congreso, controlado por el oficialismo.

Mesa afronta un juicio por unos decretos durante su gobierno (2003-2005) que afectaron a la minera chilena Quiborax, indemnizada por el Estado con 42,6 millones de dólares por orden de un tribunal arbitral del Banco Mundial.

Tras la decisión presidencial, Mesa escribió en Twitter su "aprecio al gesto del presidente". "Pero no acepto la presunción de culpabilidad", agregó el exmandatario, cuya defensa planteó otro juicio para sancionar a los "verdaderos culpables".


Quiroga, en tanto, es enjuiciado por la supuesta firma de acuerdos con firmas petroleras sin autorización del Parlamento, en su corto periodo de gobierno (2001-2002).

El objetivo de la amnistía es que los expresidentes "defiendan a Bolivia y nuestro pueblo y a nuestro derecho a una salida soberana al océano Pacífico con todas sus energías, con todo su corazón y capacidad intelectual", dijo Morales.

El mandatario explicó que otorga la amnistía "sin solicitar a los expresidentes beneficios, ni nada personal a cambio".

Tanto Mesa como Quiroga, dos potenciales candidatos presidenciales y contrincantes de Morales en las elecciones del próximo año, cumplieron misiones internacionales para explicar en foros internacionales la demanda de Bolivia.

Morales viajará el sábado a la sede de la CIJ para escuchar el lunes el fallo que debe dirimir sobre "la obligatoriedad que tiene Chile de negociar con Bolivia un acceso soberano al océano pacifico", que perdió en una guerra a fines del siglo XIX.

Santiago arguye que no tiene asuntos pendientes con La Paz, ya que el tratado de paz de 1904 definió límites fronterizos.

Los dos países rompieron relaciones diplomáticas en 1978.