Editorial

viernes 8, febrero 2019 • 12:00 am

Evaluación positiva para la labor del TSE

Compartir

El Tribunal Supremo Electoral organizó y realizó la elección presidencial del domingo con total transparencia, confianza y eficiencia, con absoluto respeto a los resultados y a la voluntad de la ciudadanía.

Los salvadoreños tenemos que reconocer que esta elección confirma la senda democrática en la que vivimos donde participan opciones de todo el espectro político con toda libertad. Es la sexta elección presidencial desde los Acuerdos de Paz y la octava desde la nueva Constitución y esto consolida nuestra institucionalidad democrática, algo que debemos reconocer y apreciar como ciudadanos.

El Tribunal Supremo Electoral fue sumamente eficiente en la organización del evento electoral, en la capacitación e instalación de los centros de votación y finalmente -a diferencia de los eventos organizados por estos magistrados en 2015 y 2018- lograron una transmisión rápida, efectiva y precisa de los resultados preliminares, dándole certidumbre a la población y a los participantes en la contienda.

La democracia ha ganado con la labor del TSE y aunque hay muchas cosas que se pueden mejorar, hay que aplaudir la labor de los magistrados y de su personal, así como los miembros de organismos temporales, especialmente a miembros de las JRV que laboraron hasta 18 horas para contar los votos.