inti-drone-submarino El equipo de estudiantes junto a su docente, costearon el proyecto que presentarán el próximo sábado 22 de octubre. /W.U.

Nacionales

Estudiantes de robótica INTI construyen drone submarino

Diego Quintanilla

sábado 15, octubre 2016 • 12:01 am

Compartir

Los estigmas y prejuicios son las sombras que persiguen a los alumnos del Instituto Nacional Técnico Industrial (INTI) desde hace varios años, pero esto no ha detenido a cuatro jóvenes que usaron su creatividad y pasión para demostrar las habilidades que  han adquirido, en el centro educativo.

Los 1,400 alumnos matriculados para este año tienen que sobrellevar la sombra negativa dejada por otras generaciones de estudiantes, quienes eran la menor cantidad pero fueron los más publicitados por los medios de comunicación. “Nadie habla de las cosas interesantes que se hacen aquí”, sentencia el encargado del área de mantenimiento y reparación de computadoras, Ángel Sánchez.

El tercer año del bachillerato realiza los mayores proyectos. Los logros del aprendizaje acumulado se ponen de manifiesto, a través de sus habilidades, los proyectos buscan ser innovadores y útiles para la sociedad.

Un drone submarino para inspeccionar la profundidad de lagos-hasta 25 metros- o tuberías obstruidas, es uno de los trabajos que cuatro alumnos se propusieron entregar a la sociedad salvadoreña.

Realizarlo no ha sido sencillo. Especialmente, por el dinero que necesitaban para cumplir su idea. Según el grupo de estudiantes, han invertido cerca de $500 en las piezas del drone acuático.

Luis Patrice, Sara Peraza, Andrea Anaya y Samuel Martínez son los alumnos que llevan seis meses preparando el proyecto del drone con inversiones personales y grupales, sacrificando hasta la compra de almuerzos para costear algunas piezas y materiales.


“Anduvimos buscando cómo ayudar a la sociedad y hacer un proyecto de beneficio; cuando vimos la idea del drone submarino empezamos a trabajarlo”, relata Luis.

FINANCIAMIENTO

Los costos para armar el proyecto de los jóvenes superan la capacidad económica del grupo de trabajo; el orientador Ángel Sánchez cuenta que para fabricarlo tuvieron que comprarlo en línea y pagar su envío desde Alemania.

Las hélices son especiales, ya que debe resistir la presión bajo el agua, pero en el país no es posible encontrarlas.

Sánchez es el principal impulsor para los jóvenes, aportando dinero de su bolsillo para que las ideas se materialicen; aunque no le molesta, dice, no siempre podrá tener esa posibilidad.

Andrea Anaya, una de las integrantes del grupo, dedicó los lunes para vender desayunos y así, reunir una parte del dinero para fabricar el drone submarino.

La viceministra de Ciencia y Tecnología, Erlinda Hándal, mencionó, en su momento, que las instituciones educativas deben invertir internamente en los alumnos, ya que no todo puede venir desde el gobierno.

Estudiantes muestran sus proyectos

Exposición

Desde hace más de 20 años se realiza la exposición de los trabajos. Los bachilleres construyen sus proyectos adaptándolos a las necesidades de la sociedad.

Este año

La expotécnica del INTI será el próximo sábado 22 de octubre en el instituto. Es un centenar de proyectos que mostrarán la capacidad de los alumnos.