Nacionales

Piden destituir a docente condenado por incumplir medidas

Iliana Cornejo

jueves 23, agosto 2018 • 9:32 am

Compartir

La icónica Miverva, diosa de la sabiduría y símbolo de la Universidad de El Salvador, fue cubierta de negro en protesta para que las autoridades universitarias destituyan al docente de bioquímica, Miguel Ángel Serrano, quien esta semana fue condenado por incumplir medidas de protección en favor de una estudiante.

 

3
casos
El docente universitario fue acusado en tres ocasiones ante los tribunales. Uno de esos casos fue resuelto esta semana y fue condenado a trabajos de utilidad pública y pago de $720  de responsabilidad civil.

El colectivo Amorales exigió que la Asamblea General Universitaria armonice las leyes de la institución con la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia contra la mujer y que destituya al docente Serrano, quien además de haber sido condenado es procesado expresiones de violencia contra la mujer, en perjuicio de una estudiante de medicina.

"Estudiantes, sindicatos, asociaciones estudiantiles siguen encubriendo agresores y violadores en este recinto", denuncióo el colecito Amorales en la plaza Minerva de la UES, esta mañana.

También pidieron al Instituto Salvadoreño de Desarrollo de la Mujer (Isdemu) y al Tribunal de Ética Gubernamental (TEG) vigilar las actuaciones de las autoridades del Alma Máter.


"No es una campaña de desprestigio como algunos organizados de la universidad lo están diciendo; no buscamos que la universidad sea privatizado, buscamos un centro de estudio que sea capaz de brindar seguridad a las mujeres universitarias", sentenciaron.

El caso

Esta semana, el docente de bioquímica Miguel Ángel Serrano Melgar fue condenado a trabajo de utilidad pública por el delito de desobediencia de medidas cautelares en perjuicio de una estudiante. La pena la impuso el Tribunal Tercero de Sentencia de San Salvador y además deberá pagar $720 para un tratamiento psicológico para la víctima.

En el juicio se ventiló que el 8 de junio del 2017, Serrano fue capturado al interior de la UES porque la víctima denunció que había violentado las medidas de protección que le indicaban no acercarse a ella.

La víctima y Serrano tuvieron una relación sentimental durante, aproximadamente, un año; cuando ella terminó la relación, él se volvió controlador y supuestamente, acosador y agresor. Por esto, Serrano también tiene dos casos abiertos en el Juzgado Especializado para una Vida Libre de Violencia para la mujer en la capital salvadoreña.