Fotografía: Agencia AFP

Escena

Estos son los desafíos a los que se enfrenta Charlotte, hija de los príncipes William y Kate 

Redacción Web-DEM

sábado 25, agosto 2018 • 11:30 am

Compartir

Ser parte de la realeza tiene sus consecuencias y varios desafíos. Desde pequeña, la segunda hija de los príncipe William y Kate ya tiene reglas específicas que le acompañarán por el resto de su vida.

Charlotte no podrá ser llamada princesa hasta que su tía abuela del Reino Unido, llamada Ana, muera. Ella fue nombrada por su abuela la reina Isabel como princesa en 1987. Esto se debe a que el título de princesa real es vitalicio.

Pese a que ella en su momento llegará a ser princesa, en un futuro si tiene hijos, ellos no serán nunca principes, una desventaja en comparación con su hermano quien es príncipe de nacimiento y cuyos hijos lo serán una vez nazcan.

Otro punto que deberá ser cumplido al pie de la letra es que la Charlotte, no podrá dormir con ningún hombre antes del matrimonio y si esto sucede, él será encontrado "culpable de alta traición y por tanto castigado con pena de muerte".

Por ahora, la pequeña no puede sentarse al lado de los adultos en ciertos eventos y lo podrá hacer hasta que aprenda, "el arte de la conversación educada".