El Mundo

Este país musulmán prohíbe San Valentín

Redacción DEM

martes 13, febrero 2018 • 5:33 am

Compartir

La autoridad gubernamental que regula los medios de comunicación en Pakistán, país mayoritariamente musulmán, prohibió desde la semana pasada cualquier transmisión que haga referencia a la fiesta de San Valentín que se celebra el 14 de febrero.

La notificación se emitió luego que el Tribunal Supremo de Pakistán confirmara la orden restrictiva, emitida hace un año tras la apelación de un ciudadano musulmán que consideraba las celebraciones de San Valentín como “contrarias a la doctrina islámica”.

Según informa la agencia vaticana Fides, la medida ha sido rechazada por la Pakistan Minorities Teachers Association (PMTA – Asociación de Profesores de Minorías).

Esta organización señaló que “prohibir cualquier referencia al Día de San Valentín en lugares públicos y en los medios es una violación del Artículo 28 de la Constitución de Pakistán y limita los derechos humanos fundamentales”.

En declaraciones a Fides, Anjum James Paul, presidente de la PMTA, dijo que con esta decisión del gobierno “la situación está empeorando y Pakistán está perdiendo el pluralismo y la diversidad. El espacio social para las minorías religiosas se está reduciendo cada vez más”.


En opinión de Paul “los grupos conservadores islámicos creen que San Valentín es una fiesta que no es compatible con el islam y, por lo tanto, no debe celebrarse. Esto también podría suceder con otras celebraciones”.

De hecho, lamenta, “las minorías religiosas paquistaníes se ven obligadas a vivir según el artículo 31 de la Constitución de Pakistán, que habla del estilo de vida islámico. Esta es la razón por la cual el número de minorías religiosas ha disminuido en el país: en 1947 eran el 23% y ahora son menos del 5%”.

Para el presidente de la PMTA, si las condiciones de vida para las minorías religiosas, especialmente los cristianos y los hindúes, no cambian para bien, muchos tendrán que verse obligados a dejar el país.

La ley de blasfemia agrupa varias normas contenidas en el Código Penal inspiradas en la Shariah –ley religiosa musulmana– para sancionar cualquier ofensa de palabra u obra contra Alá, Mahoma o el Corán, agravando la situación de las minorías religiosas.

La ofensa puede ser denunciada por un musulmán sin necesidad de testigos o pruebas adicionales y el castigo supone el juicio inmediato y la posterior condena a prisión o muerte del acusado.

La ley es usada con frecuencia para perseguir a la minoría cristiana, que suele ser explotada laboralmente y discriminada en el acceso a la educación y los puestos de función pública.