Desde pequeña Maritza Bonilla jugaba a ser doctora y curar a sus muñecas, siempre sintió que su vocación era ayudar a otros, aunque en el bachillerato también quiso ser religiosa.

Mujer & Salud

¡Estar preparada para la vida es difícil!

Revista VidaSana

jueves 8, marzo 2018 • 9:55 am

Compartir

 

 

 

 

Decana de medicina UES

Una mujer es una obra de arte.  Trabajadoras, inteligentes, libres, hecha de amor, capaces de inspirar a otros, musas, llenas de magia y luz, con emociones, ternura, disciplina, sabiduría, pasión, fortaleza, calma y sueños, así somos.


Una mujer con determinación es aquella que sabe lo que quiere, se plantea una meta, lucha por sus sueños y cumple su objetivo. En el día internacional de la mujer, te contamos la historia de éxito de la Decana de la Facultad de Medicina de la Universidad de El Salvador (UES).

Desde pequeña Maritza Bonilla jugaba a ser doctora y curar a sus muñecas, siempre sintió que su vocación era ayudar a otros, aunque en el bachillerato también quiso ser religiosa, su convicción se mantuvo firme y decidió ingresar a la UES para estudiar medicina; una carrera difícil, llena de sacrificios que le ha dejado mucha satisfacción.

“En el momento que usted está frente al paciente, usted está cumpliendo una misión en la vida”, Los planes cambian, “estar preparada para la vida es difícil” dijo. Su trabajo y compromiso con los demás, la llevó a ocupar la silla de la segunda facultad más antigua del Alma Mater.

Para Maritza, el desafío más grande, es lograr un equilibrio como madre y su carrera profesional, para esto debe combinar su tiempo entre dos enormes responsabilidades. Sin embargo, el rol más importante como mujer, es ser madre.

Su gestión como Decana se ha caracterizado por el trabajo en equipo, el interés por sus alumnos, la importancia de la calidad humana en el profesional de la medicina y la investigación.

Actualmente, el centro de estudios superiores más grande del país, tiene al frente como decanas a tres mujeres integrales, La Dra. Bonilla es una de ellas, ejemplo de que en la fórmula de la vida, cuando se mezcla la vocación, el componente humano, el interés por los demás, los valores y la inteligencia, es posible conseguir un buen resultado.

 

Visita www.vidasana.sv