Alianza Américas señala que la renovación del TPS para Haití abre una brecha para que se beneficie también a los tepesianos de El Salvador. /Foto: Archivo DEM.

Política

Estados Unidos otorga un nuevo TPS a Haití y deja pendiente a El Salvador Analistas divididos: unos ven el riesgo de perder el TPS por la tensa relación con EEUU, y otros interpretan el beneficio a Haití como un signo esperanzador.

Gabriela Villarroel

miércoles 2, junio 2021 • 3:02 pm

Compartir

El gobierno de los Estados Unidos anunció que otorgará un nuevo Estatus de Protección Temporal (TPS, por su sigla en inglés) a los migrantes de Haití, sin notificar aún ninguna actualización de este beneficio para El Salvador y otros países de Centroamérica. 

El secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Alejandro Mayorkas, anunció el pasado 22 de mayo que se daría una "nueva designación" a Haití, la cual permitirá que los ciudadanos haitianos (y las personas sin nacionalidad que residieron por última vez en Haití), que actualmente se encuentran en Estados Unidos, puedan presentar solicitudes iniciales para optar al TPS.

Esto significa que el beneficio migratorio se extiende a todos los haitianos, con o sin nacionalidad, que estaban en EEUU antes del 21 de mayo de 2020; "siempre que cumplan con los requisitos de elegibilidad", dijo Mayorkas, a través de un comunicado.

El TPS otorga un amparo a los migrantes en vías de deportación, así como un permiso de empleo mientras dura la protección. Más de 250,000 salvadoreños que viven en Estados Unidos son usuarios del TPS, que enfrenta una batalla legal en la Corte Suprema estadounidense.

La decisión del gobierno de Biden llega en medio de una crisis sin precedentes en la relación de El Salvador con Washington. Estados Unidos ha rechazado en numerosas ocasiones la destitución de la Sala de lo Constitucional por parte de la Asamblea Legislativa y, ante la negativa del presidente Nayib Bukele de restaurar a estos funcionarios, recortó la cooperación a las instituciones de Seguridad.

¿Por qué Haití y no El Salvador?

El secretario de Seguridad Nacional explicó que se extendió un nuevo TPS a Haití porque actualmente experimenta "serias preocupaciones de seguridad, malestar social, un aumento en los abusos de los derechos humanos, una pobreza paralizante y la falta de recursos básicos, que se ven agravados por la pandemia de COVID-19”.


Tras una cuidadosa consideración, determinamos que debemos hacer todo lo posible para apoyar a los ciudadanos haitianos que se encuentran en Estados Unidos hasta que las condiciones en Haití mejoren para que puedan regresar a sus hogares de manera segura”. Alejandro Mayorkas, secretario del DHS.

Noel Dieulamene, ciudadana haitiana, celebra mientras Marleine Bastien, directora ejecutiva de Family Action Network Movement, atiende una conferencia de prensa para anunciar el nuevo TPS a Haití. /Foto: AFP.

De acuerdo a la ley de inmigración estadounidense, un país puede ser designado para TPS con base en tres motivos legales: un conflicto armado en curso, desastres ambientales o condiciones "extraordinarias" y temporales. 

El Salvador, que goza del TPS desde los terremotos que devastaron al país en 2001, ha recibido constantes prórrogas para mantener temporalmente a sus ciudadanos en Estados Unidos. Este beneficio, sin embargo, vence definitivamente en octubre de 2021, dentro de cuatro meses.

LEA MÁS: EEUU estudia bloquear TPS y remesas a El Salvador, advierte exembajadora Aponte

La renovación del TPS, para algunos, está cuesta arriba. La exembajadora de Estados Unidos en El Salvador, Mari Carmen Aponte, alertó a inicios de mayo que algunos congresistas en Estados Unidos están discutiendo medidas más severas en contra del Gobierno salvadoreño por sus ataques al Órgano Judicial, entre ellos, la posible suspensión del TPS.

Los senadores también han jugado un rol importante en esta renovación. Marco Rubio (republicano) y Robert Menéndez (demócrata), pidieron al gobierno de Biden que restableciera el TPS a Haití, en una carta dirigida al Departamento de Seguridad Nacional.

Menéndez y Rubio indicaron que los haitianos se enfrentan a una devastación en su país "agravada por desastres nacionales, disturbios políticos y condiciones extraordinarias", por lo que enviar de regreso a los más de 83,000 beneficiarios sería perjudicial para la estabilidad económica y política de la isla.

Ambos legisladores, decisivos en los esfuerzos por el TPS para El Salvador, se han mostrado críticos de las acciones de la Asamblea Legislativa, y condenado los hechos del 1 de mayo.

LE INTERESA: Senadores republicanos muestran "profunda preocupación" por destitución de la Sala

Un "signo esperanzador".

El director ejecutivo de Alianza Américas, Óscar Chacón, interpreta la aprobacioń de un nuevo TPS a Haití como una señal de esperanza para El Salvador y el resto de Centroamérica. 

Lo interpretamos como un signo esperanzador para el caso de los centroamericanos. Nos evidencia que la administración Biden, a pesar de que no está actuando con la rapidez que nosotros quisiéramos, está dando consideración a los temas". Óscar Chacón, director ejecutivo de Alianza Américas.

El año pasado, la organización solicitó al Departamento de Seguridad Nacional una nueva designación del TPS no solo para los beneficiarios actuales, si no una extención para nuevos usuarios que necesitan protección en la región. 

Según Chacón, la extensión de un nuevo TPS es una decisión que puede ser tomada por el gobierno de Biden sin recibir respaldo del congreso ni el ramo judicial; debido a que una ley especial habilita al Ejecutivo para hacerlo.

Además, para el analista, la crisis en las relaciones entre El Salvador y Estados Unidos "no tendrán mayor peso" en la decisión de renovar o no el TPS.

Las relaciones actuales entre el Gobierno de El Salvador y Estados Unidos, que podríamos decir han experimentado un enfriamiento en los últimos meses, no creo que tenga mayor peso a la hora de decidir si se otorga una nueva designación de TPS para centroamericanos, que incluiría salvadoreños, o no. (...) Es una consideración que tiene que ver más con procesos netamente internos, domésticos de los Estados Unidos". Óscar Chacón, director ejecutivo de Alianza Américas.