El jefe del gabinete de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, reconoció en una reunión privada en Inglaterra que la administración  del presidente Donald Trump “necesita más inmigrantes” para que la economía de EE.UU. continúe creciendo y que están “desesperados” por conseguirlos, según una grabación obtenida por el diario The Washington Post.

El Mundo

Estados Unidos “desesperado” por más inmigrantes legales El jefe del gabinete de Donald Trump contradice las políticas del presidente y acepta que EE.UU. urge de migrantes.

Redacción Internacional

sábado 22, febrero 2020 • 12:00 am

Compartir

El jefe del gabinete de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, reconoció en una reunión privada en Inglaterra que la administración  del presidente Donald Trump “necesita más inmigrantes” para que la economía de EE.UU. continúe creciendo y que están “desesperados” por conseguirlos, según una grabación obtenida por el diario The Washington Post.

“Estamos desesperados, desesperados, por más personas”, dijo Mulvaney. “Nos estamos quedando sin personas para impulsar el crecimiento económico que hemos tenido en nuestra nación en los últimos cuatro años. Necesitamos más inmigrantes”, habría reiterado el funcionario.

Según el Post, Mulvaney añadió que la administración busca que esos migrantes llegen de una “manera legal”. Sus declaraciones contradicen la posición pública de las principales figuras de la Casa Blanca, empezando por el presidente Donald Trump  o su asesor principal de políticas, Stephen Miller, que impulsan medidas para restringir, incluso, la inmigración legal, alegando que va en detrimento de los empleos y salarios de los trabajadores estadounidenses que asumen como la base del electorado de Trump.

Durante una visita a la frontera sur el año pasado, en medio de un aumento récord de familias y niños centroamericanos que cruzaron a Estados Unidos, el presidente dijo que el país no podría absorber a más recién llegados.

“Nuestro país está lleno”, dijo Trump. “No puedo soportarlo más. . . así que date la vuelta”, dijo en un mensaje para instarlos a volver a sus países.

EL reporte del The Washington Post destaca que los comentarios privados de Mulvaney estuvieron más en línea con las visiones convencionales del partido republicano sobre la inmigración como un motor importante para la economía de los Estados Unidos.


El jefe de gabinete de la Casa Blanca dijo a cientos de invitados en Oxford Union que a pesar de la reputación “antiinmigrante” del presidente, su administración quiere más trabajadores extranjeros.

Elogió los sistemas de inmigración en Canadá y Australia y dijo que la administración Trump quiere que Estados Unidos adopte un modelo más cercano a esas naciones.