Voluntarios y personal médico traen a un hombre herido para recibir tratamiento después de dos poderosas explosiones, que mataron al menos a seis personas, fuera del aeropuerto de Kabul el 26 de agosto de 2021. Wakil KOHSAR / AFP

El Mundo

Estado Islámico se atribuye atentado cerca del aeropuerto de Kabul Se estima que podría haber unos 60 muertos tras el ataque, una docena de ellos militares estadounidenses.

AFP

jueves 26, agosto 2021 • 3:10 pm

Compartir

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) se atribuyó el mortal atentado el jueves cerca del aeropuerto de Kabul durante la operación liderada por Estados Unidos para evacuar a civiles de Afganistán tras la toma de poder de los talibanes, informó el sitio especializado SITE.

EI dijo que uno de sus combatientes cruzó "todas las fortificaciones de seguridad" y se acercó a "cinco metros" de las fuerzas estadounidenses antes de detonar su cinturón de explosivos, informó Amaq, la agencia de propaganda del grupo yihadista, según una traducción del SITE Intelligence Group, que monitorea las comunicaciones de grupos extremistas.

El comunicado sólo mencionó un atacante suicida y una explosión. El Pentágono, sin embargo, informó de dos atentados suicidas seguidos de disparos.

El ataque habría dejado al menos 60 muertos y uno 140 heridos cerca de la terminal aérea según información proporcionada por un funcionario de los servicios sanitarios afganos a la cadena BBC.

Estados Unidos amenazó al grupo Estado Islámico con represalias.

Estamos trabajando muy duro en este momento para determinar quién está asociado con este cobarde ataque, y estamos preparados para tomar medidas contra ellos". General Kenneth McKenzie, jefe del Comando Central de Estados Unidos a cargo de Afganistán.


Añadió que las fuerzas estadounidenses están "preparadas y listas para defenderse" de posibles nuevos ataques de EI.

La rama afgana del EI, conocida como Estado Islámico en la provincia de Khorasan (EI-K), se consolidó en 2015 en la provincia de Nangarjar, en el este de Afganistán, pero ha estado bajo presión en los últimos años por parte de la coalición liderada por Estados Unidos, el ejército afgano y los propios talibanes.