Editorial

jueves 1, junio 2017 • 12:00 am

Enormes desafíos en lo que queda de la gestión Sánchez

Compartir

El presidente Sánchez Cerén cumple hoy tres años en el Gobierno y las evaluaciones a favor y en contra de su gestión abundan en estos días. Se pueden señalar muchas fallas y errores. Y se pueden reconocer avances. Eso sería lo justo.

No se puede dejar de reconocer la reducción de homicidios y el control que se ejerce en los centros penales. Ha habido notables esfuerzos en ese sentido a través de las medidas extraordinarias. Este es un ejemplo de un buen acuerdo sobre políticas públicas a largo plazo.

Pero es preocupante que el Gobierno ha sido incapaz de solucionar la crisis fiscal y se ha limitado a culpar a otros de lo que es su responsabilidad como Ejecutivo.

También es lamentable que los principales funcionarios del Gobierno tengan una política cerrada hacia reconocer sus fallas y siempre buscan culpar a otros de sus propios errores. Ha sido un síntoma frecuente las ausencias del presidente en momentos de crisis y es escasa su comparecencia ante los medios de comunicación.

Resolver la crisis fiscal y lograr un clima de negocios con predictibilidad y certidumbre, que atraiga inversiones y genere empleos, que a su vez genere impuestos y solidifique las finanzas públicas, es el principal desafío del Gobierno en lo que le queda. Pero para ello es necesario terminar ese discurso de confrontación con empresarios que tanto daño le ha hecho al país.