Editorial

miércoles 20, octubre 2021 • 12:00 am

Energias renovables, vehículos eléctricos, alternativas al petróleo El Salvador necesita planificar su futuro energético de tal forma que no dependa de los vaivenes de los precios del petróleo.

Compartir

El nuevo incremento de los precios del petróleo y de los combustibles en general está golpeando la economía global y la salvadoreña, como suele suceder en estos ciclos que ocurren con cada vez más frecuencia.

También cada cierto tiempo el mundo debate sobre combustibles alternativos y opciones ante la avidez mundial por los hidrocarburos. Durante los últimos dos ciclos de alza del petróleo -alrededor de 2008 y 20014- se habló mucho de combustibles alternativos, de biocombustibles y hasta se anunciaron proyectos con Brasil y Estados Unidos que no se concretaron.

El mundo ha avanzado mucho en cuanto a energías alternativas y en Europa ya se habla de que en unos 15 años, los motores de combustión serán piezas de historia y serán desplazados por los automóviles eléctricos. En Estados Unidos, la administración Biden está promocionando los vehículos eléctricos y energías renovables.

El país debería de analizar seriamente todas esas opciones porque el golpe económico que constituye el incremento periódico de los carburantes, impacta en todos los estratos de la vida nacional. Los costos de los combustibles influyen en el transporte de todo lo que se tiene que trasladar, alimentos, medicinas, insumos,  materiales de construcción, materias primas, etc. En El Salvador ya se percibe a la hora del llenar el tanque de los automóviles y la inflación y los precios de los alimentos ya presentan también alzas.

Aunque se han hecho notables avances en generación de energía solar, hidroeléctrica y eólica, son necesarios incentivos para desarrollarlas aún más. El Salvador necesita un plan más decidido para fomentar las energías renovables y el uso de automóviles eléctricos que mitiguen las alzas de los hidrocarburos. El Salvador del futuro no puede seguir dependiendo tanto de los vaivenes del mercado petrolero mundial, necesita independencia energética para un mejor porvenir.