El buque BW Tatiana será parte del paisaje de Acajutla donde se mantendrá anclado como terminal permanente de almacenamiento de EDP.

Economía

Energía del Pacífico ya aseguró barcaza que alimentará generadora eléctrica en Acajutla La embarcación partió de Singapur a mediados de agosto y fue reacondicionada en Corea del Sur.

José A. Barrera

miércoles 17, noviembre 2021 • 5:30 am

Compartir

La compañía holandesa Boskalis concluyó esta semana con el anclaje del BW Tatiana, el buque que servirá como terminal de almacenamiento para la central eléctrica que construye la compañía Energía del Pacífico (EDP) en el Puerto de Acajutla.

La empresa instaló los 11 puntos de anclaje que aseguran a la barcaza dentro de la zona de concesión marina, donde funcionará como terminal de almacenamiento (permanente) para alimentar con Gas Natural Licuado (GNL) a la nueva generadora en la que empresarios estadounidenses y salvadoreños invierten más $1,000 millones.

EDP explicó en un comunicado que en estas labores se contó con el trabajo de la embarcación BOKA Sovereign -junto a otros cuatro remolcadores-, los cuales completaron, sin incidentes, las maniobras de amarre de la embarcación que fungirá como “unidad de almacenamiento flotante” (FSRU, por sus siglas en inglés) de GNL.

El proyecto de EDP es el primero de su tipo que usará una barcaza para el almacenamiento del GNL en Centroamérica y el segundo que usará este combustible, menos contaminante, como fuente de energía eléctrica (tras el proyecto AES Colón en Panamá).

“El sistema de amarre de catenaria restringida (o RCM por sus siglas en inglés) es un concepto innovador implementado por  la empresa BW Offshore”, dijo EDP en un comunicado, y agregó que esto permitirá mantener de forma segura a la embarcación a 1.2 kilómetros de la costa, con capacidad para resistir las mareas y la ocurrencia posibles terremotos en la zona.

La embarcación proporcionará combustible limpio al proyecto integrado que incluye una planta de producción de energía con capacidad para inyectar 378 megavatios (MW) a la red, que equivale al 30 % de la demanda nacional, y que convertirá a El Salvador en exportador neto de energía.


La nueva generadora de electricidad de ciclo combinado a base de gas natural se encuentra en su etapa final de construcción. Entrará en etapa de pruebas al inicio de 2022.

Proyecto en marcha.

“La instalación de este buque, con la planta, es uno de los proyectos más complejos que jamás ha hecho mi empresa Invenergy. Es de los más innovadores en el Pacífico y en todo el mundo y lo tenemos en El Salvador”, dijo el lunes el estadounidense Michael Polsky, CEO y fundador de Invenergy, accionista mayoritario de EDP.

El inversionista reconoció que el proyecto se inició oficialmente en 2014 y supuso una serie de desafíos, algunos de ellos de tramitología que solo fueron superados hasta 2019 con la llegada a la presidencia de Nayib Bukele a quien agradeció el apoyo.

“Lo más difícil es tener todos las aprobaciones y permisos para hacer un proyecto de esta naturaleza. Durante los primeros cinco años experimentamos muchas dificultades en esta área, perdíamos la confianza en la posibilidad del proyecto y nos cuestionábamos, nos preguntábamos si se seguía desarrollando”, dijo Polsky que también destacó la complejidad de continuar con las obras en medio de la pandemia del covid-19.

El proyecto comenzó a diseñarse en 2012 y la construcción inició en 2019.

El BW Tatiana tiene capacidad para almacenar 137,000 metros cúbicos de GNL el cual  será regasificado y dirigido por una tubería instalada en el subsuelo marino hasta la planta de generación en tierra firme.

El generador tiene 19 motores de combustión interna de gas natural y una turbina de vapor de 28 MW que le dan una capacidad de cubrir el 30  % de la  demanda energética del país, algo que celebró el presidente de la República, Nayib Bukele.

El funcionario dijo que ahora, tras el bautizo oficial del buque, se demuestra que en “en El Salvador se puede invertir”.

Megaobra para el cambio de la matriz energética

  1. Menos contaminante: EDP aportará energía limpia con el reemplazo de la dependencia tradicional de la quema de búnker por una más eficiente y menos contaminante.
  2. Otros usos: se espera que la operación permita también impulsar otros usos para el GNL en la industria que ahora depende de otros derivados como el diésel.
  3. Exportación: la operación de la nueva generadora eliminará la necesidad de importar energía y el país se consolidará como exportador neto.