La Asamblea Legislativa aprobó este miércoles, con 57 votos de todos los partidos políticos, el incremento de penas carcelarias contra los miembros de estructuras delincuenciales que asesinen, amenacen y atemoricen a funcionarios, agentes policiales, soldados, fiscales, personal de seguridad de Centros Penales y de sus familiares.

Política

Endurecen penas contra crímenes a agentes y familias

Gerson Chávez

jueves 16, noviembre 2017 • 12:03 am

Compartir

La Asamblea Legislativa aprobó este miércoles, con 57 votos de todos los partidos políticos, el incremento de penas carcelarias contra los miembros de estructuras delincuenciales que asesinen, amenacen y atemoricen a funcionarios, agentes policiales, soldados, fiscales, personal de seguridad de Centros Penales y de sus familiares.

Los diputados avalaron reformar el artículo 129 del Código Penal y decretaron que los asesinatos contra los policías y sus familiares “hasta el cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad” será sancionado de 50 a 60 años de prisión. Previo a la reforma, la condena carcelaria era de 40 a 60 años de cárcel.

Los diputados también agregaron un quinto inciso al artículo 152-A de este Código para sancionar de 12 a 15 años de prisión de los miembros de estructuras delincuenciales que amenacen, intimiden, impidan la libre circulación y obliguen a las autoridades de seguridad y a sus familias a que abandonen sus hogares.

El artículo establecía que la sanción carcelaria por este tipo de ilegalidades era de ocho a 12 años de prisión.

Los diputados acordaron crear el artículo 152-B que establece que las “acciones de amedrentamiento, hostigamiento, persecución, acecho, vigilancia, intimidación o realizar otras formas de provocación” contra los elementos de la seguridad pública y sus familiares “será sancionado con prisión de cinco a 10  años de cárcel. Sin embargo, esta sanción podría incrementar de 10 a 15 años si la persona que comete cualquiera de esos delitos pertenece a un grupo delincuencial y utiliza un arma de fuego.

 


Desobedecer medidas de protección

Los diputados acordaron crear el inciso “A” para el artículo 338 del Código Penal para agravar las penas a quienes no cumplan las medidas que buscan proteger a policías, soldados, funcionarios o sus familiares.

Si un juez ordena medidas de protección para un elemento de seguridad pública o su familia y esta medida es transgredida por un miembro de estructura delincuencial, será impuesta una condena carcelaria de seis a 10 años de prisión. Actualmente, la desobendiencia de particulares a medidas ordenadas por los jueces es sancionada de uno a tres años de prisión.

Según los diputados, las reformas para proteger a los agentes de seguridad pública y sus familiares se debe al aumento de ataques de los pandilleros. En lo que va del año, 42 policías y 21 soldados han sido asesinados.