Miles de personas se concentran en la Plaza Cívica y las calles aledañas, en el centro histórico de San Salvador, para rechazar las poíticaas de Bukele. /Drone DEM.

Política

EN FOTOS: Así fue la marcha de hoy en contra del Gobierno de Bukele Tomas de drone, primeros planos de Diario El Mundo e imágenes de agencias internacionales captaron estos momentos con sus lentes.

Gabriela Villarroel / Saraí Alas / Óscar Machón

domingo 17, octubre 2021 • 2:53 pm

Compartir

Ya sea desde varios metros de altura o al ras del suelo, las imágenes no mienten: miles de salvadoreños marcharon este domingo en San Salvador para manifestarse en contra de las políticas del gobierno del presidente Nayib Bukele.

Aunque hay una discusión pendiente sobre cuántas personas realmente acudieron a la manifestación, el número aún indeterminado de voces se unieron al unísono para rechazar el bitcoin, la destitución de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), la entrega de longevos permisos de explotación del agua y la reelección del mandatario salvadoreño.

Un grupo de personas avanza sobre la alameda Juan Pablo II en San Salvador, hacia la concentración en el centro histórico. /AFP.

"No a la dictadura", "Bitcoin la estafa", "No a la reelección, dictador", "Bukele fascista", eran parte de las leyendas escritas en carteles que portaban los manifestantes.

La marcha se nutrió de la asistencia de organizaciones feministas, LGBTI+, de defensa de los derechos humanos, ecologistas y algunos jueces que aún protestan contra las reformas del Gobierno a la ley de la carrera judicial, que purgaron a más de un tercio de los juzgadores del país.

También asistieron a la concentración varios miembros de partidos políticos como Arena y FMLN, algo que fue reprochado por el presidente y sus aliados.

El Frente Social y Sindical Salvadoreño (FSS) es una organización histórica de izquierdas afín al FMLN. Acuerpó a cientos de trabajadores despedidos por la administración Bukele que marchron hoy. /AFP.

Entre las demandas más sonadas de este domingo está el rechazo al bitcoin, que el pasado 7 de septiembre se convirtió en moneda de curso legal en El Salvador.

Aunque según el Gobierno esta medida es un hito que ayudará a recuperar la estancada economía, los manifestantes alegan que se aprobó de forma inconsulta, y lo catalogan como "una estafa".

Un hombre sostiene una pancarta que lee "Bitcoin la Estafa", en el portón del histórico Palacio Nacional. / Óscar Machón.

La marcha, que salió con retrasos por la imposición de retenes al interior del país, se concentró finalmente en la Plaza Cívica General Gerardo Barrios, frente a la Catedral Metropolitana de San Salvador.

La Plaza Cívica, célebre por ser testigo de crueles masacres durante la guerra civil y también ser el punto que concentró a miles de salvadoreños para celebrar el Acuerdo de Paz, lucía atestada al punto de las 11:00 a.m.

El punto que concentró a miles de salvadoreños para celebrar el Acuerdo de Paz, lucía atestado. / F. Valle.

Estos salvadoreños marcharon, además, por la democracia y la separación de poderes que, a su criterio, está siendo violentada por el presidente.

Un hombre sostiene un rótulo donde se lee la consigna "No al poder absoluto", en referencia a la concentración de los Órganos del Estado desde el Ejecutivo. /Óscar Machón.

En el grupo de manifestantes habían veteranos de guerra y excombatientes del FMLN, uno de los sectores más críticos de la administración Bukele los últimos meses.

"Yo no fui a la guerra para que regrese la dictadura", dice el cartel de un excombatiente. /Óscar Machón.

A pesar del considerable aforo, la marcha lucía desnutrida en varios puntos debido a la dispersión entre los manifestantes. Algunas tomas de Diario El Mundo en la zona captaron una afluencia menor, dependiendo del tramo de la marcha que se enfocara.

Toma con drone aproximadamente a las 10:30 a.m. sobre la Alameda Juan Pablo II. /Drone DEM.

 

Toma con drone al punto de las 11:15 a.m. en la Plaza Cívica. / Drone DEM.

Rechazan permisos de agua.

También se manifestó la Alianza Nacional contra la Privatización del Agua, que salieron a las calles para protestar porque el Gobierno no tomó en cuenta las observaciones de ecologistas sobre la ley del agua. Advierten que se está diseñando "una ley a la medida de la empresa privada".

Amalia López, del Movimiento de Mujeres de Santo Tomás, aseguró que el Gobierno aprobará una ley de agua "privatizadora". / Óscar Machón.

Actualmente, una comisión ad hoc discute una ley del agua con la que se busca proteger el recurso, garantizar su no privatización y que el acceso al vital líquido sea para toda la población. Sin embargo, se avaló que se otorguen permisos para explotación del agua hasta por 15 años, algo que según las organizaciones equivale a una privatización del recurso.

"El agua es un derecho, privatizarla es un crimen", se lee en una pancarta durante la protesta en contra de la circulación del bitcoin y otras políticas del gobierno de Bukele. /AFP.

Entre las medidas económicas rechazadas por los salvadoreños, además, está el alto endeudamiento de El Salvador con organismos internacionales, así como la falta de transparencia y acusaciones sobre corrupción en contra de Bukele.

Dos hombres sostienen un poster con una caricatura de Bukele, durante la marcha de este 17 de octubre. /AFP.

Aunque no hubo disturbios durante la marcha, entre las demostraciones se presentó la quema de un muñeco "dummy" del presidente Nayib Bukele frente al Palacio Nacional. A unos pocos metros de esta, se quemó también un cajero Chivo el pasado 15 de septiembre.

Críticas y burlas.

Bukele, por su parte, restó importancia a la marcha y denunció que algunos ciudadanos que no participaban en la actividad habrían sido agredidos por los manifestantes.

En solo 12 segundos censuran la libertad de expresión de un adulto mayor, empujan a una persona con movilidad asistida (bastón) y tratan de censurar a un medio de comunicación. Sin tomar en cuenta que tratan al señor como si fuera esclavo. Esta es nuestra oposición". Bukele en Twitter, tras compartir un vídeo que describía la situación.