Los sacerdotes llegan a orar por los pacientes que padecen covid-19 en el hospital El Salvador. / Cortesía

Nacionales

En el hospital El Salvador “hay una carga espiritual súper fuerte” El religioso describe como “titánica” la labor de los médicos al interior del nosocomio que atiende a los pacientes con covid-19.

Iliana Cornejo

miércoles 21, julio 2021 • 5:30 am

Compartir

Al interior del nosocomio para atender pacientes covid-19, en El Salvador, no solo caminan médicos y enfermeras, cada 15 días un grupo de sacerdotes visitan a los pacientes internados para orar por ellos, en un servicio espiritual.

El padre Dennis Doren, un sacerdote de los Legionarios de Cristo en El Salvador, relató que pese a lo difícil de la enfermedad al interior hay mucha fe. “El tema de la fe y espiritual, en ese momento, tu lo sientes, hay una carga espiritual súper fuerte”, sostuvo el sacerdote.

El religioso describe como “titánica”, la labor de los médicos y enfermeras al interior del hospital, al pasar entre seis y siete horas con “el traje de astronauta”. “Es de sacarse el sombrero por lo que implica desgaste, cansancio emocional”, añade Doren.

 

Labor espiritual.

Los sacerdotes empezaron el servicio espiritual en el hospital El Salvador desde octubre del año pasado, no siempre van los mismos y entre risas afirma que no todos están dispuestos.

“Atendemos a todos los pacientes que están ahí, ayer atendimos a todos los de la UCI  (Unidad de Cuidados Intensivos) y la labor es espiritual, llevarles alivio, conforto, ánimo, rezar con ellos y rezar por ellos”, afirma el clérigo.


Desde el inicio de la labor pastoral, el nosocomio les ha apoyado, con el acceso a todos los pacientes, como con el equipo de protección. “Adentro nos cuidan y tienen todas las medidas”, asegura.

Ahorita sí que está desbordado eso, la gente se ha portado súper mal, no ha tenido conciencia, no se han cuidado, no han respetado las normas, porque sí ha aumentado mucho”. Dennis Doren, sacerdote que visita pacientes  con covid-19

“Está súper lleno”.

El padre Dennis afirma que al interior, “está súper lleno”. “Hay casos que son más críticos, en la UCI son todos casos graves, unos más otros menos”, describe el legionario de Cristo.

Tan grave es la situación que hay dos sectores en la Unidad de Cuidados Intensivos, aquellos intubados y otros que no requieren ventilación mecánica.

“Hay unos sectores que son de aislamiento, son casos graves y ahí damos auxilio espiritual”, relata Doren.

Hay un sector de hospitalización, que es el que tiene más pacientes, uno intermedio y la UCI. Al preguntar cuántos pacientes hay hospitalizados señala: “un montón... ayer en UCI habían 120”.

El hospital.

El hospital El Salvador fue inaugurado por el Gobierno salvadoreño el 21 de junio del 2020, cuando el país enfrentaba el inicio de la pandemia del covid-19, en medio del confinamiento domicialiar.

El nosocomio fue ubicado en el ex Centro Internacional de Ferias y Convenciones (Cifco) y fue readecuado con $25 millones.

El gobierno afirmó que en la primera fase, el hospital El Salvador tenía 400 camas de UCI y de Unidad de Cuidados Intermedios (UCIM).

La segunda fase del hospital El Salvador empezó a funcionar desde el 5 de agosto, con 575 camas, según los datos oficiales.

El ministro Alabí ha dicho recientemente que hay entre 300 y 450 hospitalizaciones.

La promesa del gobierno fue que el hospital tendría mil camas con la tercera fase, pero esta última fue inaugurada como un vacunatorio contra la enfermedad.

 

¿Ha estado menos lleno?

En los casi nueve meses que los sacerdotes tienen de estar llegando en labor pastoral al hospital, el padre Dennis asegura que no ha habido momento en el que los ingresos sean menos.

“Siempre ha estado lleno. Muchísimo, ahora más, ahora hemos visto como han ampliado más salas. Antes había sector un sector de UCI hoy hay dos (sectores)”, afirma el sacerdote, quien hace un llamado a la responsabilidad de cada salvadoreño a cuidarse.

“Ahorita si que está desbodardo eso, la gente se ha portado súper mal, no ha tenido conciencia, no se han cuidado, no han respetado las normas”, exhorta el religioso, que espera seguir llevando alivio y fe, en medio de un momento  difícil por el covid-19.