Long Life prepara arreglos de rosas y girasoles en presentaciones pequeñas y grandes, con precios desde los $17. / Cortesía

Economía

Emprendedores aprovechan auge de flores preservadas Rosario Quintanilla y Rolando Funes lanzaron su emprendimiento Long Life, como el salvavidas al desempleo por la pandemia.

Uveli Alemán

jueves 27, mayo 2021 • 4:00 am

Compartir

Los emprendedores Rosario Quintanilla y Rolando Funes decidieron superar el desempleo generado por la pandemia lanzando su propio negocio en línea de flores preservadas, Long Life.

El emprendimiento busca aprovechar el auge de la decoración doméstica por el mayor interés de los salvadoreños de remodelar sus casas debido a que pasan más tiempo en sus hogares por el teletrabajo.

Lo que comenzó como una idea de dos estudiantes de arquitectura hoy es el salvavidas de los emprendedores salvadoreños, que tienen un portafolio de rosas y girasoles preservadas con una duración de entre dos y cinco años.

Quintanilla recuerda que cuando eran estudiantes, antes de la pandemia, una catedrática solía comprar decoración floral y ellos se ofrecieron a preparar un arreglo, convirtiéndose en la primera clienta del negocio.

5AñosLos arreglos florales pueden durar entre dos y cinco años, depende de los cuidados.

“Así fue como comenzamos y tomamos los consejos que nos dio nuestra catedrática, que realmente nos ayudó a comenzar”, asegura Quintanilla quien recuerda que estaban perfeccionando la técnica cuando El Salvador entró en una fase de confinamiento por el covid-19 y como resultado miles de personas perdieron sus empleos.

“Mi compañero perdió su trabajo”, pero desde “hace bastante queríamos hacer esto de las flores”. De esa manera, el 11 de julio de 2020 los emprendedores lanzaron en redes sociales su negocio Long Life.


Los emprendedores aseguran que mantendrán el negocio y no descartan su propio establecimiento. / Cortesía

Avance.

A casi un año de haberse lanzado, el trayecto para el emprendimiento no ha sido fácil, relata Quintanilla, pues tuvieron que enfrentarse a poco abastecimiento en el mercado de recipientes para almacenar, hasta el cambio del primer proveedor de rosas que fue “afectado” por la pandemia.

“Por el momento solo atendemos en línea. Arreglamos todavía desde la casa de nosotros (…) Esperamos llegar a tener nuestro propio local y seguir adelante porque realmente nos encanta ver las reacciones de las personas cada vez que les entregamos un arreglo”, manifiesta Quintanilla.

“Esperamos llegar a tener nuestro propio local y seguir adelante porque realmente nos encanta ver las reacciones de las personas”. Rosario Quintanilla, emprendedora de Long Life

La emprendedora asegura que “les ha ido bastante bien” pues antes “a lo mucho vendíamos dos rosas por semana”, pero a la fecha ya han tenido clientes empresariales y reportan mayor demanda en celebraciones especiales en las cuales han logrado colocar 100 arreglos.

Antes solo tenía envíos en la zona metropolitana de San Salvador y eran despachados por los emprendedores, pero debido a que recibían pedidos de diferentes regiones decidieron establecer una alianza con una empresa de correos para alcanzar a cubrir todo el territorio salvadoreño.

 

El dato

Long Life prepara rosas y girasoles preservadas en arreglos pequeños y grandes, con precios que oscilan entre $17 y $55.Pueden prepararse según pedidos del usuario.