La Encuesta de Dinámica Empresarial de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) reveló ayer que las instituciones que velan por la transparencia y el combate de la corrupción en El Salvador empeoraron su calificación en los últimos cinco años.

Política

Empeora evaluación de instituciones contraloras

Gerson Chávez

jueves 21, febrero 2019 • 12:03 am

Compartir

La Encuesta de Dinámica Empresarial de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) reveló ayer que las instituciones que velan por la transparencia y el combate de la corrupción en El Salvador empeoraron su calificación en los últimos cinco años.

Fusades realiza esta encuesta desde 1991 y fue presentada ayer durante la exposición  del Informe de Coyuntura Legal e Institucional del último semestre de 2018.

Según la encuesta, la Fiscalía General de la República (FGR) fue la institución mejor evaluada con 5.1 de calificación. El Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP) obtuvo el segundo lugar con 4.6 y el Tribunal de Ética Gubernamental (TEG) con 4.5.

La Corte de Cuentas de la República (CCR) y la Secretaría de Participación Ciudadana, Transparencia y Anticorrupción obtuvieron 4.0. La institución peor evaluada fue la Asamblea Legislativa con 3.3 de calificación.

“Se observa que en este semestre es cuando los empresarios encuestados peor han evaluado a las instituciones en los últimos cinco años”, señala la encuesta presentada en el informe de coyuntura.

 


Evalución de compras

Fusades reportó que a través de la encuesta también fueron evaluados por los empresarios los procesos de compras del Gobierno y que utilizaron una escala de 0 a 10, donde 0 es falta total de transparencia y 10 completa transparencia.

Según el informe, en el tercer trimestre de 2018 la transparencia en las compras del Gobierno se evaluó en un 2.3, lo más bajo en los últimos cinco años y durante los primeros tres trimestres de 2018 cuando el promedio fue de 2.4.

De acuerdo al informe, la evaluación es “muy por debajo de lo que se había percibido en años anteriores, valoración que había promediado un 6.2 desde 2010”.