El ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, aseguró ayer que El Salvador llegó “tarde al mercado internacional” porque ahora será más caro emitir deuda, debido al aumento en las tasas de interés.

Economía

Emitir bonos ahora será más caro para El Salvador, advierte Hacienda

Uveli Alemán

miércoles 7, noviembre 2018 • 12:01 am

Compartir

El ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, aseguró ayer que El Salvador llegó “tarde al mercado internacional” porque ahora será más caro emitir deuda, debido al aumento en las tasas de interés.

En enero pasado, detalló Fuentes, El Salvador podía a colocar bonos a 7.6%, tras la mejora del perfil crediticio. Entre abril y junio la tasa incluso bajó a entre 7 y 7.5 %, pero en septiembre la Reserva Federal (Fed), el banco central de Estados Unidos, anunció un incremento en sus tasas de referencia y en diciembre se espera otro aumento.

La tasa que paga la deuda estadounidense sirve de referencia para determinar el rendimiento que debería ofrecer a los inversionistas un bono emitido por un país emergente como El Salvador.

Para aprovechar esas “condiciones de mercado”, el Gobierno solicitó en mayo a la Asamblea legislativa autorización de emitir $3,257.7 millones, $800 millones para pagar Letras del Tesoro Público (Letes) y $2,457.71 millones para honrar siete emisiones de bonos que vencen entre 2019 y 2024. Sin embargo, el tema sigue sin abordarse en el Congreso.

Si se sale en este momento a colocar deuda, agregó Fuentes, cada año costaría entre $8 y $9 millones adicionales porque “ahora El Salvador está a una tasa entre 8.5 y 9 %. Perdimos la oportunidad que teníamos de haber salido con condiciones bajas de interés a 30 años. Nos queda salir a 10 años”, indicó.

 


Recomendaciones

Con el incremento en las tasas de interés internacional no solo la deuda pública se encarece, también el sistema bancario experimenta estos cambios a través de sus corresponsales.

Al respecto, el Fondo Monetario Internacional (FMI), en su revisión del Artículo IV con El Salvador, publicada este año, propuso adecuar el rol del Banco Central de Reserva (BCR) como prestamista de última instancia para reducir los choques en el sector bancario y la volatilidad en la liquidez de la industria.

Asimismo, el organismo instó a mejorar el papel del Comité de Estabilidad Financiera y establecer planes de contingencia para el manejo de una posible crisis de liquidez ante un evento de pérdida generalizada por los bancos corresponsales.