AFP.

Escena

Emily Blunt atravesó una escena "arriesgada" en el rodaje de "Un lugar en silencio parte 2"

Redacción DEM

martes 8, junio 2021 • 4:25 pm

Compartir

Al actor, escritor y director John Krasinski  se le presentaron ciertas controversias al grabar la segunda entrega de "A silent place". Krasinski reveló que temió que su película fuera percibida como lanzada solo para aprovechar el éxito que tuvo la primera entrega de 2018.

Aunque el director había asegurado que no habría una segunda entrega, John Krasinski asegura que encontró la forma para contar la historia y que tuviera una continuidad, sin caer en lo terrible.

La segunda parte tenía como objetivo entregar algunas escenas con más realismo y adrenalina, por lo que  Krasinski tuvo que pedirle a la protagonista Emily Blunt, quien es también su esposa,  que rodara una secuencia que podría ser peligrosa. Blunt tuvo que conducir en reversa mientras un camión pesado la perseguía de frente a una velocidad de 64 kilómetros por hora.

"Lo que hizo Emily es tan real que creo que arriesgué mi matrimonio cuando la metí en el coche", manifestó el actor.

Pero el peligro trascendía por la presencia de niños involucrados, para lo que tuvieron que adecuar el automóvil y el camión pesado, así como unos "descansos especiales" por si había necesidad de frenar de imprevisto. El esfuerzo fue enorme y tuvieron que ensayar durante tres semanas completas para lograr un minuto de grabación.


Escrita y dirigida por Krasinski, “A Quiet Place” sigue a la familia Abbott (interpretada por Krasinski, Blunt, Millicent Simmonds, Noah Jupe y un recién nacido) por una distopía en el norte del estado de Nueva York, donde criaturas con audición hipersensible acechan la tierra, cazando por sonido. La película recaudó 340 millones de dólares a nivel mundial tras haberse realizado con un presupuesto de 17 millones. La presión por una secuela, naturalmente, creció.

Como en la primera película, hay información mínima para esclarecer los orígenes del ataque alienígena. Pero en un rebobinado al primer día, vemos la calle principal de una pequeña ciudad completamente vacía y quieta, en lo que parece una secuela.

Vale recordar que la primera película se produjo con tan sólo 17 millones de dólares, pero en taquilla alcanzó más de 340 millones, por lo que su éxito fue rotundo, algo que se logró gracias a las buenas críticas y al efecto de boca en boca, en este caso a través de las redes sociales.