Buenos Días

Eligiendo Corte: “¡Ese es mío, yo lo controlo!”

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

martes 14, agosto 2018 • 12:00 am

Compartir

Cuando uno ve los nombres que circulan en la Comisión Política para la elección de magistrados  a la Corte Suprema de Justicia, pareciera que las entrevistas y todo el proceso de preselección no sirvió para nada.

Siempre recuerdo con sorna la anécdota cuando se eligió a un tristemente célebre Procurador de Derechos Humanos. Nadie lo conocía. Su trayectoria mediocre y discreta no calificaba para el puesto, mucho menos su manera de expresarse, hasta tartamudeaba un poco para hacerlo y la terminología legal que usaba parecía la de un muchacho de primer semestre de Derecho. Pero resultó electo para sorpresa de todos.

¿Por qué? Mientras se discutían nombres de los aspirantes a procurador, salió mencionado el personaje en cuestión y un influyente diputado de un partido minoritario gritó como si hubiera ganado el Bingo de la Cruz Roja: “¡Ese es mío! ¡Yo lo controlo!”.

Los diputados de todos los partidos políticos recibieron garantías del diputado en cuestión -no del funcionario al que iban a elegir- que él controlaría al nuevo procurador y que no constituía una “amenaza” para nadie. Esto sucedía a finales de los 90 y el diputado les insistía que ni ARENA ni el FMLN tenían nada qué temer del recién pasado conflicto con ese funcionario. Al final, casi de manera unánime, el personaje resultó electo. Es el único procurador que no terminó su periodo envuelto en mil escándalos y el resto es historia.

Me da la impresión que en esta elección de magistrados a la Corte Suprema de Justicia se está actuando de manera similar. Hay algunos candidatos que simplemente pareciera que son como el procurador que les hablo:  “¡Ese es mío! ¡Yo lo controlo!”.  Y por ese o esa “controlable” aunque incapaz, se deja por fuera a candidatos verdaderamente merecedores de ser magistrados. Triste. Vamos en reversa.