Elena de Alfaro, gerente general de Exporsal, también estuvo al frente de la Fundación Empresarial para la Ac-ción Social (Fundemas). / Jorge López

Empresarial

Elena de Alfaro, 38 años apoyando a las artesanas

Gabriela Villarroel

viernes 8, marzo 2019 • 12:00 am

Compartir

Elena María de Alfaro, empresaria salvadoreña de origen costarricense, lleva más de 38 años al frente de Exporsal, la empresa que le ha abierto paso a las artesanías salvadoreñas en más de 50 países, y alienta a cientos de artesanas a innovar su forma de producir.

Para doña Nena -como muchos le conocen en el ámbito empresarial-, Exporsal se convirtió en uno de los legados más importantes que su madre, Celia Castro Lara, le dejó a ella y a sus tres hermanos. “Mamá fue el vivo ejemplo para nosotros, una persona incansable y alguien para quien las barreras no existían. Esto nos enseñó a arriesgarnos y siempre tomar el próximo paso”, recuerda.

La empresa nació en 1974, después que su fundadora representara a El Salvador en la Feria Socios para el Progreso, en Berlín, Alemania. Allí, recuerda Doña Nena, su mamá descubrió que había un mercado amplio para las artesanías.

“Todos le dijimos que era imposible. ¿Qué empresa nace exportando de una vez? Pero mamá siempre creyó que debíamos enviar las artesanías al extranjero, que había que apoyar al artesano salvadoreño (...) Y sí, a pesar de ser costarricense”, afirmó.

Fue así como Doña Celia comenzó su viaje para reunirse con decenas de artesanos, en su mayoría mujeres. Estableció estándares de calidad y les facilitó mejores materias primas, para ese mismo año, regresar a la feria de Berlín. Logró vender más de $27,000 en su primer día, recuerda su hija.

Ocho años después, en 1982, la fundadora falleció y dejó la empresa en manos de sus hijos. Elena tomó las riendas de la compañía, pero asegura que su inexperiencia casi la lleva al borde de la quiebra. En ese momento de su vida tenía 32 años, cuatro hijos pequeños, y una boutique y taller de costura a su cargo. Inyecciones de capital, apoyo técnico y asistencia en mercadeo, hicieron que Exporsal recobrara fuerzas en 1992; pero se enfrentó a una nueva crisis en 2016, por precios bajos y alta competencia en el mercado internacional.


En esta ocasión, señala que la clave fue la innovación. “Lanzamos líneas de lujo para mercados más exigentes, con mayor detalle y diseños llamativos. Hemos estado en ferias en Europa, y llevado los productos a más de 50 países”, afirma.