Editorial

viernes 27, noviembre 2020 • 12:00 am

El valioso consejo del embajador de la UE Si la clase política se respetara más, si buscara acuerdos, en lugar de divisiones, sin duda tendríamos un mejor país.

Compartir

El embajador de la Unión Europea, Andreu Bassols dio esta semana valiosos consejos a la clase política salvadoreña. Su preocupación por lo que llamó el “lenguaje excesivamente agresivo” entre los órganos de Estado, es algo que también preocupa a la sociedad salvadoreña que piensa en el futuro del país.

Durante las últimas cuatro décadas hemos vivido bajo una guerra civil y una polarización política malsana que alejó al país de la solución de los problemas más urgentes. La crisis de seguridad y la crisis económica y fiscal que padecemos es fruto de esas confrontaciones y permanentes bloqueos mutuos que hacían los protagonistas del poder, desde 1979 a la fecha.

Con la derrota del bipartidismo se esperaba que viniera una época diferente pero pareciera que la polarización solo ha cambiado de protagonistas y los problemas siguen estando ahí, flagelos latentes de nuestra realidad.

El embajador Bassols ha hecho permanentes llamados a la responsabilidad, a la moderación, a los buenos usos políticos, a la no existencia de amenazas, a la no utilización de vocabulario agresivo. Son consejos valiosos. Si hay algo que saben los europeos -porque lo vivieron en carne propia el siglo pasado- es que el lenguaje incendiario es fatal, destructivo y ocasiona costos inmensos tanto humanos como materiales.

Europa solo empezó a crecer y a convertirse en el próspero bloque que es hoy, cuando dejó atrás la confrontación histórica y los enemigos más acérrimos se volvieron aliados en la búsqueda de objetivos comunes. Ahí se lograron acuerdos y hoy comparten un espacio común en paz y prosperidad, con altibajos en los que se asisten mutuamente. Buenas lecciones para El Salvador.