Los presidentes tienen esa libertad según el TEG. / DEM

Política

El único que puede contratar parientes es el Presidente: TEG

Redacción DEM

viernes 17, enero 2020 • 12:03 am

Compartir

El presidente del Tribunal de Ética Gubernamental (TEG), Néstor Castaneda, aseguró ayer que las disposiciones generales de los presupuestos de El Salvador permiten al presidente de la República poder contratar a parientes.

“Hay un aviso pero el único funcionario público que puede contratar a parientes es el presidente de la República. El único. Eso está en el artículo 93 de las disposiciones generales del presupuesto y tiene razón”, afirmó en el programa Pencho y Aída.

Castaneda sostuvo que si el presidente nombra a su ministro de Defensa Nacional, “no va a sacar un concurso público, no va a hacer una licitación”, sino que “va a poner una persona con capacidad y lealtad, es la única excepción a la regla”.

¿No se les puede reclamar por nepotismo?, preguntó el entrevistador. “Tienen esa libertad, lo que sucede es que tienen que respetar ciertos principios, verdad. Si usted, presidente, tiene un hermano economista brillante, ¿por qué no lo va a contratar de asesor?, esa es la disposición, el presidente tiene esa libertad, desde siempre, en cada presupuesto que se aprueba”, respondió el funcionario.

El artículo 93 del decreto “Disposiciones generales de presupuestos” aprobado el 23 de diciembre de 1983, señala que “queda terminantemente prohibido que sea nombrada para llenar una plaza de ley de salarios o de planillas en una oficina, dependencia o ramo, una persona que sea cónyuge o pariente dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad” de jefes de la oficina, pero agrega que dicha incompatibilidad “no tiene lugar entre el presidente de la República y cualquier empleado de la administración pública”.

Sin embargo, en el caso de los ministros y viceministros, hay una prohibición constitucional. El artículo 161 de la Constitución indica que no podrán ser ministros ni viceministros de Estado “los parientes del presidente de la República dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad”, contenido en el numeral cuarto del artículo 127, entre otros.