Editorial

martes 9, febrero 2021 • 12:00 am

El TSE debe corregir todas las fallas de cara al 28F Es lógico que en los simulacros se detecten fallas, por eso es vital corregirlos para que no ocurran en la elección.

Compartir

El Tribunal Supremo Electoral celebró el domingo un simulacro de votación y transmisión de resultados previo a la elección del 28 de febrero próximo y como era de esperarse, ese simulacro arrojó una serie de errores y deficiencias que ahora esa institución tiene el desafío de corregir lo más pronto posible.

Los aspectos técnicos y logísticos son relativamente fáciles de corregir una vez son detectados, el problema es la voluntad de las personas. El fin de semana se escucharon quejas de magistrados sobre algunos empleados técnicos del Tribunal que habrían saboteado el simulacro y también hubo voces del oficialismo denunciando la preparación de un supuesto fraude.

Para empezar, ningún funcionario técnico que incumpla sus funciones o se niegue a entregar claves para un simulacro, debe seguir en su puesto porque si esa persona tiene la mala fe para no permitir el desarrollo correcto de un ensayo como este, habrá que preguntarse qué tipo de actuación tendrá el día de las elecciones. En el fondo, puede ser un obstáculo y no puede tolerarse su actitud.

En el pasado, todos esos simulacros electorales arrojaron deficiencias y fallos, precisamente ese es su objetivo. Lo importante es que el Tribunal los corrija lo más pronto posible y que el día de las elecciones se minimicen en lo más mínimo cualquier error técnico.

Hay que recordar además que el sistema está diseñado para que todos los partidos se vigilen mutuamente a la hora de votar y de contar los votos y además, las actas físicas -firmadas por todos los partidos- se conservan para verificar cualquier duda. El TSE debe ser categórico en resolver dudas y hacer una elección limpia y transparente.