Editorial

miércoles 17, octubre 2018 • 12:00 am

El subsidio al transporte no debe ser eterno Después de décadas de subsidiar el transporte de pasajeros, está claro que el usuario no se beneficia.

Compartir

El decreto transitorio que otorga otro año de subsidio al transporte colectivo de pasajeros se ha vuelto una rutina casi eterna. Durante varias décadas, los diputados aprueban entregarles una cantidad muy grande de dinero a los transportistas para mantener la tarifa y darle mantenimiento a las unidades para beneficio de los usuarios.

Pero está claro que no es así. Quienes menos se benefician son los usuarios. El transporte de pasajeros, especialmente el urbano, no ha mejorado durante las últimas décadas. Los usuarios siguen sufriendo por conductores que manejan de manera muy insegura y peligrosa, en unidades que dan pena.

Esta semana se volvió a presentar la prórroga del subsidio que seguramente será aprobado hasta el 31 de diciembre de 2019. Es un subsidio de $400 mensuales por cada bus y de $200 mensual por cada microbús.

Pero este subsidio no puede ser eterno y debe aumentar la exigencia hacia los transportistas. El Estado tiene una enorme deuda con los usuarios y debe fomentar la modernización del transporte colectivo. A este Gobierno se le acaba el tiempo, pero los candidatos presidenciales deben mostrar proyectos viables para esa modernización que eventualmente se puedan aplicar y mejorar la vida de los salvadoreños.