Confidencial & Editorial

El silencio es oro

Otros

martes 6, febrero 2018 • 12:00 am

Compartir

Los hombres sabios y prudentes saben apretar los dientes y no hablan por hablar cuando es conveniente callar, en cambio el hombre imprudente es esclavo impenitente de su hablar descontrolado, inoportuno y descuidado, por eso debemos medir lo que vamos a decir, porque una palabra suelta no tiene regreso ni vuelta.