El auto usado es la primera opción de compra para muchos salvadoreños que buscan un vehículo propio. / DEM

Economía

El Salvador importó más de 21,000 autos usados entre enero y julio pasado El sector resiente las dificultades para ingresar unidades por tierra. La demanda de autos de segunda mano se incrementó por la pandemia, pero sería un 20 % menos que en 2019.

José A. Barrera

lunes 21, septiembre 2020 • 12:03 am

Compartir

La demanda de autos usados se ha mantenido activa durante la pandemia, pese a que el sector enfrenta dificultades para la importación -por vía terrestre- de unidades traídas desde Estados Unidos.

De acuerdo con datos de la Dirección General de Aduanas (DGA), entre enero y julio de 2020, El Salvador importó en total 26,188 unidades vehiculares de las que 4,720 corresponden a vehículos de fábrica, mientras que 21,468 son usadas.

ARCHIVO: La venta de autos nuevos se frenó con la cuarentena

Óscar Cerna, representante de la Asociación de Importadores de Vehículos y Repuestos Automotrices (Asiversa), explicó a Diario El Mundo que la demanda se ha mantenido, aunque el rubro reporta una baja en ventas de alrededor del 20 % en parte por una caída en el precio de los vehículos.

El importador detalló que normalmente los precios de los autos usados van desde los $5,000 en adelante, pero que la demanda y la situación actual ha hecho que los valores se manejen en una banda que va desde los $3,000 hasta los $6,000.

“El problema es que el carrito que nosotros traemos los precios normalmente andan desde los $5,000 en adelante, pero el carro que se está vendiendo está entre los $3,000 y los $6,000, pero nuestro costo nunca es menor de $5,000”.
Óscar Cerna
Representante de la Asociación de Importadores de Vehículos y Repuestos Automotrices


Las estadísticas oficiales revelan que el sector ha experimentado un fuerte incremento en los últimos dos años. Aduanas reporta que en 2018 se importaron 43,990 unidades usadas, mientras al cierre de 2019 el sector registró el ingreso de 47,925 vehículos, es decir 3,935 adicionales.

RECOMENDAMOS: Venta de vehículos de trabajo despierta con reactivación de la economía

El rubro es bastante atomizado, pero solo en 2019 generó importaciones (en valor FOB) por más de $112.4 millones, $11.6 millones más que en el año previo, mientras que entre enero y julio de 2020 el sector realizó compras por casi $49.6 millones.

“Tenemos pérdidas grandes. En la medida que todos los vehículos que no han podido ingresar, de igual forma (las pérdidas) las ha tenido el Gobierno porque el 33 % del valor de un vehículo representa el impuesto que se paga por ellos”
Óscar Cerna,
Representante de la Asociación de Importadores de Vehículos y Repuestos Automotrices

Las restricciones de circulación que se activaron entre marzo y agosto impulsaron a la demanda de vehículos particulares para la movilización, principalmente de los colaboradores de las empresas que se mantuvieron activas durante la emergencia.

Incluso, pese a que la economía recuperó ritmo el pasado 24 de agosto (cuando se levantó la restricción para la circulación del transporte público) varias rutas mantienen un servicio deficiente lo que ha revalorizado la necesidad de un auto de segunda mano.

1.3MillonesEl Viceministerio de Transporte reporta que el país tiene 1.3 millones de vehículos hasta el 30 de julio de 2020.
$129.9MillonesDe acuerdo con Aduanas, entre enero y julio el valor de los autos usados importados fue $129.9 millones.

LEA TAMBIÉN: FMLN pide extender vigencia de placas de vehículos en El Salvador hasta 2024

Complicaciones para el sector

El mes pasado, el sector protestó en La Hachadura, frontera con Guatemala, en una medida para presionar al Ejecutivo para desbloquear el paso en las frontera de México y Guatemala, y en la de Guatemala y El Salvador.

Cerna reconoce que no han tenido solución y siguen a la espera de que se habiliten las fronteras para recuperar las unidades varadas en Tecún Umán, México.

Sostiene que hay preocupaciones en el sector por los requisitos para el ingreso al país, tomando en cuenta  las medidas de pruebas negativas de coronavirus que elevan el costo tanto para salir como para entrar al país y que harían necesario tramitar más de una.

Conclusiones

Las restricciones de circulación que se activaron entre marzo y agosto impulsaron a la demanda de vehículos particulares para la movilización, principalmente de los colaboradores de las empresas que se mantuvieron activas durante la emergencia. Varias rutas mantienen un servicio deficiente lo que ha revalorizado la necesidad de un auto de segunda mano.