El Salvador se ubica en el puesto 104 en el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2020, con una nota de 36 puntos, que lo deja entre los países que obtuvieron una mala calificación.

Política

El Salvador estancado en percepción de la corrupción La concentración alarmante de poder en los poderes ejecutivos en Colombia y El Salvador contribuyó a una explosión de irregularidades y casos de corrupción.

Propio

viernes 29, enero 2021 • 5:00 am

Compartir

El Salvador se ubica en el puesto 104 en el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2020, con una nota de 36 puntos, que lo deja entre los países que obtuvieron una mala calificación.

La Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde) Transparencia Internacional (TI) capítulo El Salvador presentó ayer los resultados del informe 2020, que evalúa a 180 países.

“Nuestra evaluación de esos resultados es que el país sigue, de alguna manera, congelado en la materia. Ha habido sí algunos avances en ranking sobre todo, pero nos parece, habida cuenta de la historia en la nota que ha tenido el país, hay un estancamiento en materia de percepción de la corrupción”, dijo Roberto Rubio, director de Funde.

“No está recogido lo del 9 de febrero pero, sin duda, como pasa con otros hechos que han sucedido durante la pandemia, lo del 9F en el próximo índice, sin duda, le afectará”. Roberto Rubio, director de Funde

Entre 34 y 39.

El IPC es una herramienta usada internacionalmente para medir la corrupción en el sector público en la mayoría de los países del mundo, en una escala de 0 a 100, donde 0 es la percepción de niveles altos de corrupción y 100 es la percepción de niveles bajos de corrupción. En ese sentido, el país mejor evaluado es Dinamarca con 88 puntos y el peor es Sudán del Sur, con 12.

El Salvador pasó de estar en la posición 113 con una calificación de 34 en el 2019 a la posición 104 con una calificación de de 36 en 2020. Es decir, tuvo un aumento de solos 2 puntos. Desde 2014, la nota del país ha oscilado entre 34 y 39 puntos.


Incidencia de covid.

El informe señala que “una concentración alarmante de poder en los poderes ejecutivos en países como Colombia y El Salvador ha contribuido a una explosión de irregularidades y casos de corrupción vinculados a la contratación relacionadas con covid-19”.

Funde destaca que durante 2020 varios funcionarios del Ejecutivo fueron denunciados por ventas de insumos médicos al Gobierno; un ejemplo es el caso del expresidente del Fondo Ambiental de El Salvador (Fonaes), Jorge Aguilar.

“Durante el 2020 vimos en todo el mundo que la pandemia aumentó la discrecionalidad y esto pone a prueba en cada país la capacidad que tienen para actuar con transparencia”. Jessica Estrada, directora del área de transparencia

Además de casos emblemáticos como la represa El Chaparral, casos de nepotismo y los cambios en el acceso a la información pública.

“El tema de intentar controlar el Instituto de Acceso a la Información Pública, que se ha mantenido de una manera bastante independiente, es algo que también incide en este tipo de mediciones”, dijo Jiovanni Fuentes, coordinador de proyectos de Transparencia de Funde.

En el índice de percepción democracia se analizó el “retroceso pandémico, democracia durante covid-19” con datos de marzo a diciembre de 2020. “Con este ejercicio ubicamos a El Salvador entre los países que ha habido violaciones mayores a los estándares democráticos; principalmente por la forma en la que se han suspendido ciertos derechos fundamentales y también por las restricciones a la libertad de prensa”, dijo Jessica Estrada, directora del Área de Transparencia.

“Podemos ir identificando otros sucesos que corresponden a la actual gestión gubernamental y el caso de nepotismo que se conoció”. Jiovanni Fuentes, coordinador de proyectos