Ningún aficionado de Santa Tecla olvidará al dorsal 59. Un chico espigado de 1.91 metros de estatura que entró al terreno de juego al minuto 72 el pasado domingo, cuando su equipo se encontraba 0-2 abajo en el marcador en un partido que terminó empatando 2-2 contra Pasaquina en el tiempo agregado, con un doblete suyo (90+2’ y 90+5’), que sirvió para que los pericos no perdieran el invicto en Las Delicias.

Deportes

El salvador de Santa Tecla tiene apenas 18 años

Astrid Mejía

martes 23, octubre 2018 • 12:00 am

Compartir

Ningún aficionado de Santa Tecla olvidará al dorsal 59. Un chico espigado de 1.91 metros de estatura que entró al terreno de juego al minuto 72 el pasado domingo, cuando su equipo se encontraba 0-2 abajo en el marcador en un partido que terminó empatando 2-2 contra Pasaquina en el tiempo agregado, con un doblete suyo (90+2’ y 90+5’), que sirvió para que los pericos no perdieran el invicto en Las Delicias.

“No me imaginaba en mis primeros minutos en Primera División anotar dos goles”, dijo en la rueda de prensa tras el partido Geovani Ávila, el jugador que con apenas 18 años se convirtió en la figura del encuentro en el que Tecla logró prolongar la racha de juegos sin perder a 36 encuentros.

Nadie se imaginaba que el subcampeón tendría que acudir a un reservista para salvar la imbatibilidad en casa y, de paso, no hundirse en una crisis de resultados, tras caer 1-0 en la jornada 15 contra Águila.

El chico fue felicitado por el cuerpo técnico y por sus compañeros al concluir el partido y la directiva alardeó de su trabajo en las inferiores. “Estos son los verdaderos resultados de invertir en las inferiores, seguiremos fortaleciendo la visión”, manifestó el directivo René Guevara.

Sin duda, fue un debut soñado para Geovani, quien con su tremenda actuación abre una puerta para que más técnicos confíen en los jóvenes, dándoles minutos importantes en la Primera División.