Editorial

miércoles 12, mayo 2021 • 12:00 am

El recorte de gastos en la Asamblea Legislativa Las denuncias sobre gastos onerosos en la asamblea causaron repudio en legislaturas anteriores, es necesario corregir ese rumbo.

Compartir

Durante las últimas décadas los medios de comunicación denunciamos repetidamente los excesivos gastos en que incurría la Asamblea Legislativa, los viajes al exterior, los privilegios que se recetaron los diputados y el crecimiento desmedido de la planilla parlamentaria, algo que desató el repudio popular.

Por eso el anuncio de que la nueva legislatura se ha comprometido al ahorro del 20 % del presupuesto parece un buen inicio para combatir esos males que tanto hemos denunciado desde Diario El Mundo y otros medios de comunicación.

El 20 % de recorte del presupuesto de la Asamblea Legislativa significa un ahorro de $11.65 millones, lo que dejaría un presupuesto de $46.6 millones para el Legislativo, que aún parece muy alto. Por eso decimos que esto es un buen inicio pero probablemente hará falta más. Señalamos como positivo también que se restrinjan los viajes al exterior, lamentablemente las legislaturas anteriores hicieron de los viajes una especie de turismo parlamentario de vergonzos resultados y una pesada carga a las finanzas públicas.

No pagar bonos ni seguros privados médicos hospitalarios con fondos públicos para los diputados también parecen una buena decisión. No debe haber funcionarios de primera categoría en privilegios en El Salvador. Ya demasiados malos ejemplos hemos tenido y ese es un camino que hay que corregir urgentemente.

Y aunque el acuerdo legislativo no lo menciona claramente, el tema de la reducción de empleados debería estar en agenda, aquello de que había diputados que tenían hasta 15 subalternos era demasiado y no puede continuar así porque no es ni moral ni económicamente sostenible.