Editorial

viernes 12, octubre 2018 • 12:00 am

El pueblo para servirle y no para utilizarlo El mensaje de Monseñor Romero sobre la búsqueda del poder encaja en la coyuntura electoral.

Compartir

Monseñor Óscar Arnulfo Romero legó a los salvadoreños una riqueza enorme de mensajes a través de sus homilías. Todo salvadoreño de bien debería leerlas y reflexionar sobre sus valiosos mensajes.

En la coyuntura electoral actual, el mensaje de Monseñor Romero -en una homilía del 6 de enero de 1980- parece encajar perfectamente cuando advertía que aquellos que aspiran a gobernar el país deben servirle al pueblo y no utilizarlo.

“Yo creo que los que verdaderamente quieren gobernar al pueblo para un verdadero bien, tienen que contar con la sincera participación del pueblo noble de El Salvador y no usar ese nombre solo como escalera para subir, y después no se le tiene en cuenta al verdadero pueblo, que es al que tienen que servir desde el gobierno”.

Romero también exhortaba a tener una sociedad pluralista y respetuosa del pensamiento de todos, algo que seguimos anhelando porque muchos en la clase política practican la intolerancia y el ataque asqueroso a quienes no piensan como ellos.

“Es necesario un pluralismo sano (…). Unidad quiere decir pluralidad, pero respeto de todos al pensamiento de los otros, y entre todos crear una unidad que es mucho más rica que mi sólo pensamiento”.

Grandes lecciones en tiempos de polarización.