Buenos Días

El próximo presidente sin luna de miel

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

miércoles 21, noviembre 2018 • 12:00 am

Compartir

Pase lo que pase en las elecciones del próximo año, los candidatos deben tener claro que la sociedad salvadoreña se ha vuelto cada vez más exigente y que el próximo gobernante no tendrá un cheque en blanco de parte de una población bastante cansada y frustrada por la actuación de los últimos gobernantes.

De manera que no creo que exista aquella llamada “luna de miel” por la que pasen los presidentes en sus primeros meses de Gobierno, donde la población suele perdonarles sus errores porque aún gozan de la popularidad de sus candidaturas. Hay que tener claro que la paciencia tampoco será una virtud de parte de la población.

La situación que heredará el próximo gobernante será tan difícil que hay que actuar con profunda responsabilidad y eso no siempre significa que ganará popularidad con sus medidas. Seguir el populismo y el asistencialismo puede tener réditos electorales pero hay que tener claro que ya la cobija no alcanza para seguir regalando y el país se hunde.

Ni la propaganda ni la promoción del culto a la personalidad del que padece alguno de los candidatos le servirán para gobernar, es más, eso puede ser un factor de rápido deterioro. Si en la campaña la gente cae como incauta con tanta paja, en el Gobierno, la gente se desencanta muy rápidamente y ya no compra humo, hay que tenerlo claro.

Por eso hay que rodearse del grupo de gente mejor preparada y con la mejor trayectoria posible, gente capaz de expresar sus puntos de vista sin temor a perder el puesto, sino preocupada por los mejores resultados para la población. Rodearse de cheros que solo le digan que sí a todo, no sirve de nada. Así se rodearon los últimos gobernantes y ya sabemos cómo terminaron.