En más de 10 años como empleados bancarios nadie había retirado tanto dinero en efectivo como lo hizo Pablo Gómez, exasistente del departamento financiero de Casa Presidencial, quien cada vez que acudía al Banco Cuscatlán y Banco Hipotecario se llevaba hasta $500 mil en efectivo, así lo señalaron 10 testigos que durante la administración del expresidente Elías Antonio Saca, trabajaron en esas entidades bancarias.

Nacionales

El popular enviado de Saca a los bancos

Juan Carlos Vásquez

miércoles 22, agosto 2018 • 12:04 am

Compartir

En más de 10 años como empleados bancarios nadie había retirado tanto dinero en efectivo como lo hizo Pablo Gómez, exasistente del departamento financiero de Casa Presidencial, quien cada vez que acudía al Banco Cuscatlán y Banco Hipotecario se llevaba hasta $500 mil en efectivo, así lo señalaron 10 testigos que durante la administración del expresidente Elías Antonio Saca, trabajaron en esas entidades bancarias.

En los bancos, el exempleado de la Presidencia de la República era muy popular, todos lo conocía como “Don Pablo”, un usuario que se convirtió en el enviado especial de Saca para vaciar a su antojo la Cuenta Institucional Subsidiaria del Tesoro Público de Casa Presidencial.

Gómez cobró  3,463 cheques por un monto global de $171,916,285.19 que retiró en efectivo; en las pericias financieras contables no se ha precisado o al menos en el juicio no se dio a conocer el monto que remesó en cheques, a excepción de los $7.6 millones que transfirió, supuestamente, a dos cuentas corrientes del partido ARENA.

Ayer en la vista pública, el Ministerio Público hizo comparecer a una ejecutiva del servicio al cliente del Banco Cuscatlán y entre sus declaraciones dijo que ella atendió en una ocasión a Pablo Gómez, quien llegó hasta con 10 cheques por un monto de $50 mil cada uno.

En esa oportunidad no se trató de un retiro, sino de una remesa que haría para el partido ARENA, mencionó que la subgerente de banca empresarial recibió un correo o un papel firmado por alguien, ordenándole realizar la operación con los cheques firmados por Gómez y que se respaldaba con el Dui a nombre del entonces empleado de Casa Presidencial.

“Don Pablo” no era cualquier usuario, el día que llegaba a los bancos ya lo estaban esperando, porque desde un día antes llamaban para alertar de su visita, donde hacía retiros de hasta medio millón de dólares.


Siempre tenía que avisar porque las agencias no tienen tanto dinero en efectivo, lo más que podían tener era $50 mil y para el monto que Gómez requería, debían incluso pedirlo al Banco Central de Reserva (BCR) y que luego una empresa de traslado de valores lo hiciera llegar a la agencia.“Siempre que él llegaba, los compañeros decían ahí viene don Pablo de Casa Presidencial”, dijo una cajera del Banco Hipotecario al Tribunal Segundo de Sentencia.

Para la defensa de Pablo Gómez, lo expresado por los testigos solo confirma la versión que ellos han manejado desde el principio, “don Pablo Gómez, solo obedecía órdenes de ir a los bancos a cambiar los cheques” sostuvo Ana Cindy Rivera Rodríguez, al ser consultada sobre los señalamientos de los diez empleados bancarios.

Gómez es el único de los siete acusados en el caso Saca que es procesado en un juicio ordinario, el resto se declaró culpable de los delitos imputados por la Fiscalía.