Editorial

jueves 26, agosto 2021 • 12:00 am

El peligro de migrar ilegalmente es demasiado Estados Unidos está deportando expeditamente a todos los centroamericanos y la posibilidad de recibir asilo es cada vez más remota.

Compartir

Migrar irregularmente siempre ha sido un calvario. Los traficantes de personas se aprovechan de los migrantes que muchas veces se endeudan para buscar una mejor vida, y enfrentan todo tipo de sacrificios y sufrimientos para llegar a territorio estadounidense.

Esos mismos traficantes también esparcen rumores sobre facilidades para migrar y así, durante los últimos meses, tras la salida de Donald Trump del poder y la llegada de Joe Biden, hicieron creer a los incautos migrantes que sería más fácil cruzar y todavía aún más si llevaban menores de edad con ellos. Pero el sueño se está convirtiendo cada vez más en una pesadilla.

La administración Biden está aplicando deportaciones expeditas de los centroamericanos que son expulsados a México y como publicamos en nuestra edición de hoy, luego son enviados en autobuses a un remoto puesto fronterizo con Guatemala para que retornen inmediatamente a sus pueblos en la región. Los testimonios son estremecedores.

Ahora la situación se pone aún más cuesta arriba porque la Corte Suprema estadounidense ha decidido reactivar un programa implementado por la administración Trump que obligaba a los solicitantes de asilo a hacerlo desde territorio mexicano, a pesar de todos los riesgos que eso implica. Ya no importa si alguien está en riesgo inminente en su país, Estados Unidos lo envía al México de los despiadados carteles de la droga. El consejo de las autoridades estadounidenses es: ¡no vengan! y quizás vale la pena escucharlos porque el riesgo es demasiado.