Fuera del supermercado donde ocurrió la matanza varias cruces recuerdan a las 22 víctimas. Poco a poco, el tributo improvisado de flores, globos, velas y banderas de Estados Unidos y México se hace más grande. / AFP

El Mundo

El Paso rechaza la visita de Trump tras la matanza

AFP

miércoles 7, agosto 2019 • 12:00 am

Compartir

Habitantes de El Paso, Texas, sumidos en el duelo por la matanza del fin de semana se oponen a la visita de hoy del presidente estadounidense Donald Trump a esta ciudad de mayoría latina, en medio de las dudas sobre su determinación para luchar contra el extremismo.

Fuera del supermercado donde ocurrió la matanza varias cruces recuerdan a las 22 víctimas, de los cuales ocho eran mexicanos. Poco a poco, el tributo improvisado de flores, globos, velas y banderas de Estados Unidos y México se hace más grande.

Trump visitará El Paso y Dayton, en Ohio, después de las matanzas que dejaron 31 muertos el fin de semana en un momento en que busca unificar el país contra el racismo y la ideología de los supremacistas blancos, en medio de las acusaciones de que él es una parte del problema.

Desde que Trump lanzó su campaña a la presidencia en 2015, en muchos de sus discursos dijo que los inmigrantes mexicanos son “violadores” que traen “drogas” y “crimen” a Estados Unidos y, en 2018, denunció las caravanas procedentes de Centroamérica como una “invasión”.

Según los reportes de prensa, antes de perpetrar la matanza, el atacante de El Paso denunció en un manifiesto en internet una “invasión hispana” en Texas.

“Yo culpo al presidente. Desde el momento en que llegó a la presidencia su retórica, el odio que tiene hacia las personas que tienen un color de piel diferente. No tiene derecho”, dijo la AFP Silvia Ríos, una habitante de El Paso que acudió a la vigilia.


El lunes, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, calificó la matanza como “un acto de terrorismo contra los mexicanos”.

Ayer, el presidente Trump parecía irritado por las críticas veladas delsu predecesor Barack Obama, que dijo que la retórica divisiva de los líderes estadounidenses es parte del problema.

En tanto, los investigadores seguían ayer buscando la motivación del autor del otro tiroteo que golpeó a Estados Unidos durante el fin de semana, en Dayton, donde nueve personas murieron.